La Presidencia de la República reveló hoy la carta que el ex mandatario Felipe Calderón le envió al Presidente Andrés Manuel López Obrador pidiéndole protección para él y su familia.

De acuerdo con la misiva, dada a conocer este martes por López Obrador, Felipe Calderón asegura que nunca se enriqueció durante su paso por la presidencia y que tampoco tiene la solvencia económica para pagar la seguridad por su cuenta.

“Contrario a lo pudiera decirse, nunca robé ni me enriquecí en el desempeño del cargo, y mis ingresos actuales, que son variables e inciertos, no me permiten pagar los servicios de seguridad, que dada la dimensión del riesgo, mi familia y yo requerimos”, asegura.

Calderón Hinojosa recordó que poco después de asumir el bando presidencial, emprendió su guerra contra el narcotráfico —entre el 2006 a 2012— y le tocó enfrentar organizaciones delincuenciales “algunas de las cuales hay quienes las consideran de las más peligrosas del mundo”.

Una guerra que para muchos expertos en seguridad, académicos y población en general derramó mucha sangre sin golpear en absoluto el poder del narcotráfico. Una guerra, que de acuerdo a datos del Instituto Nacional de Geografía, Estadística e Informática (INEGI) dejó un saldo de 121 mil 683 muertes violentas.

Calderón Hinojosa asegura en la carta que a partir de labores de inteligencia desde el Estado, supo de amenazas para atentar contra su vida o privar de la libertad a algún miembros de su familia.

También reconoce que hubo abusos en la asignación de escoltas: “sé que en muchas ocasiones se ha otorgado protección del Estado a quien no lo necesitaba o ameritaba legalmente”.

Sin embargo no existen evidencias de que él como jefe de Estado que fue, hubiera denunciado tales arbitrariedades.

En el remate de su carta, Calderón considera que su opinión aun puede ser útil para el desarrollo de México.

“Independientemente de nuestras múltiples diferencias de opinión sepa usted que siempre para mí el interés de México estará por encima de cualquier otro, y que por lo mismo estaré siempre a su disposición en lo que estime conveniente o cuando considere que mi opinión, dadas las buenas y malas experiencias vividas en tan delicado cargo, le puedan ser de utilidad sea directamente o a través de quien usted designe”, puntualizó.