El ex titular de la Procuraduría General de la República e inventor de la “verdad histórica” en el caso Ayotzinapa, Jesús Murillo Karam, fue quien compró el software Pegasus, utilizado por el gobierno mexicano para espiar a periodistas, activistas y defensores de los derechos humanos.

Por este sistema de espionaje, el gobierno de Enrique Peña Nieto pagó 15 millones de dólares a la empresa israelí NSO Group, de acuerdo con la investigación realizada por el diario estadounidense The New York Times.

La empresa israelí lo distribuyó en México mediante la intermediaria Balam Soluciones de Seguridad, propiedad de Asaf Israel Zanzuri y Rodrigo Ruiz Treviño de Teresa, dos empresarios socios que proveen refacciones para las aeronaves de la Marina, a través de compañías registradas en Panamá, según lo reveló el diario Reforma.

Uno de ellos, según el diario capitalino, vive en México desde la década de los noventa y le vendió equipos de espionaje a José Murat, ex gobernador de Oaxaca.

Con la revelación de los Papeles de Panamá, en mayo del año pasado, uno de los correos electrónicos de un empleado de la empresa evidenció que el software había sido vendido a la PGR. 

“Acabamos de vender a la PGR (el contrato ya está firmado y ya transfirieron el dinero) el sistema NSO”, dice el correo electrónico citado por la revista Proceso.

Pegasus es hasta ahora el sistema más sofisticado de espionaje en el mercado mundial, con una capacidad para ver, capturar texto, imagen y contactos de cualquier “teléfono inteligente”.