El Presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó la mañana de este viernes que la renuncia de Eduardo Medina Mora como ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obedece a las investigaciones que inició en su contra la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) y que están ya en manos de la Fiscalía General de la República (FGR).

A Medina Mora aún le restaban 11 años para concluir su periodo, por lo que resultó inaudito que él mismo presentará su dimisión al cargo.

El columnista del diario El Universal Salvador García Soto escribió que además de la investigación que abrió la UIF, habría otra razón de peso para que el ministro dimitiera al cargo.

Según el columnista, Medina Mora operó a favor de Alejandro Quintero, quien fue vicepresidente de Televisa y se encargó de conducir las ‘campañas negras’ en contra de AMLO desde el 2006 a la fecha.

El documental que surgió para golpear a AMLO.

Pero también jugó en su contra el que el ahora ex ministro revelara los nombres de los agentes encubiertos del FBI y de la DEA,  que llevaban las investigaciones de las transferencias millonarias que se hicieron en las cuentas de Medina Mora, y eso no gustó a las autoridades estadounidenses, por lo que enviaron la información que tenían al Gobierno de AMLO. 

Medina Mora, dice el columnista, habría utilizado además su cargo para influir en el descongelamiento de cuentas bancarias para que el abogado Juan Collado (detenido y encarcelado por presunto lavado de dinero) pudiera disponer de 10 millones de euros.

La dimisión de Medina Mora fue tema de análisis en distintos espacios informativos. En el programa de Aristegui Noticias el cronista Fabrizio Mejía Madrid y la periodista Ana Lilia Pérez abordaron el tema sin tapujos.

Recordaron su desafortunada asistencia a la boda de la hija de Juan Collado el pasado mes de mayo, conocida también como la ‘boda de los intocables’ por la presencia del ex presidente Enrique Peña Nieto, el panista Diego Fernández de Cevallos, y  Carlos Romero Deschamps, líder petrolero señalado públicamente de enriquecimiento ilícito.

“Al parecer había una pandilla ahí retratada. Teníamos personajes de la esfera más alta del poder público en México y que nos llegan a explicar, si se me permite esta reflexión nos lleva a explicar porqué gente como esta que está bajo una investigación tan seria de lavado de dinero en nuestro máximo tribunal que era la Suprema Corte con todo lo que ello significa, pues porque México se convirtió en un país de fosas, de desaparecidos, de violencia, de corrupción al más alto nivel”, dijo en su intervención Ana Lilia Pérez. 

La boda de ‘los intocables’.Infografía de Grupo Reforma.

Mejía Madrid mencionó que Medina Mora es de esa clase de personas que se encuentran en cualquier escándalo de corrupción y por lo tanto su permanencia en la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) era ya insostenible.

El portal SinEmbargo retomó las quejas del gobernador de Chihuahua Javier Corral, quien acusó al ex ministro de obstaculizar las denuncias que presentó por el desvío de recursos públicos para financiar las campañas del PRI en aquella entidad, a través de desvíos triangulados por empresas fantasma en lo que se conoció como Operación Safiro. 

“Desde su designación, Medina Mora quedó marcado como el Ministro de Enrique Peña Nieto, lo que se confirmó cuando el ex Presidente, antes del irse, presentó el amparo buscador disfrazado de controversia constitucional, resuelto por el ahora ex Ministro para otorgarle la protección de la justicia federal contra las investigaciones del estado de Chihuahua en el caso del desvío de 250 millones de pesos”, recordó el mandatario en un comunicado.

Al ex ministro le persiguen una estela de escándalos de abusos y corrupción que presuntamente ha cometido en los cargos que ha asumido. En el  2006, cuando era Secretario de Seguridad Pública federal se realizó un operativo policiaco en San Salvador Atenco, Estado de México, contra pobladores que se oponían al Aeropuerto de Texcoco. Hubo dos fallecidos y al menos 26 mujeres que sufrieron abusos sexuales de parte de los policías.

Las víctimas demandan reactivar las indagatorias en contra de los mandos de aquel entonces, entre ellos Medina Mora. Cuando fue Procurador General de la República tres mujeres indígenas fueron detenidas y encarceladas por supuestamente secuestrar a seis agentes de la extinta AFI.

Jacinta, Teresa y Alberta, las indígenas hñahñú salieron libres tras tres años presas, luego de que la Comisión Nacional de Derechos Humanos y otros organismos acreditaron falta de pruebas y violación de derechos, pero no hubo reparación del daño.