El Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) nuevamente lanzó críticas en contra del  Presidente Andrés Manuel López Obrador y la Cuarta Transformación. 

El subcomandante Marcos, ahora llamado “Galeano”, se refirió sobre AMLO como “amado líder”, “el supremo” e “iluminado” y dijo que en algún momento dijo que quienes se presentan como de izquierda radical no eran mas que unos radicales de derecha “que se escondían tras un pasamontañas y sólo mantenían su movimiento en cuatro municipios de Chiapas”.

En el más reciente comunicado emitido por el EZLN también criticó a la agencia informativa del Estado, Notimex, dirigida actualmente por Sanjuana Martínez, recalcando sus correcciones y añadidos en favor del Gobierno de AMLO.

“El supremo podía ser más o menos tolerante, pero que se cuestionara su papel en la Historia del mundo mundial, era ir demasiado lejos…”, indica la primera parte del documento.

Por su parte, en la segunda se critica la creación de una ley que indica que nadie debe ganar más que el Ejecutivo federal ni superar el “coeficiente intelectual”, ya que de lo contrario será “confinado en una cárcel o desterrado del país”.

Sobre la Guardia Nacional indica que fue enviada a las comunidades zapatistas, pero ésta sólo encontró humo, pues “los pueblos zapatistas se replegaban a las montañas luego de prenderle fuego a sus champas y a sus cosechas”.

El texto también hace referencia a Rosario Robles -recluida en días pasados en la penal femenil de Santa Martha Acatitla-, a Carlos Salinas de Gortari, a Ricardo Salinas Pliego e incluso a Laura Bozzo.

Una relación fracturada

El Presidente Andrés Manuel López Obrador y el subcomandante Galeando -antes Marcos- rompieron relaciones en 2005, cuando el tabasqueño se encaminaba por primera vez a la Presidencia de México, por el PRD.

En aquél entonces Marcos publicó un texto titulado “La (imposible) geometría del Poder en México”, donde dedicó algunas líneas a AMLO, diciendo que su proyecto no era de izquierda, sino de derecha y que “el centro no es más que una derecha moderada”.

En 2006, durante la campaña electoral de López Obrador, el EZLN arrancó “La Otra Campaña”, con la que recorrió varias entidades del país para escuchar a la gente y realizar alianzas con movimientos de izquierda no electorales.

En aquel entonces algunos criticaron el llamado de Marcos a no votar, mientras que otros le dieron su apoyo.

Finalmente en aquella contienda fue Felipe Calderón quien ganó la Presidencia con sólo el 0.56 por ciento de más votos que AMLO y, días después, Marcos reconoció que la elección había sufrido fraude electoral, tal como el tabasqueño reclamaba.

En noviembre de 2011, poco antes de que iniciara la campaña electoral, López Obrador invitó al EZLN a “rectificar” su posicionamiento, recordando que en 2006 lo habían llamado fascista y eso había influido en los resultados de esa elección.

“Les pido que lo reflexionen libremente, que no se vuelva a cometer el error de 2006 de descalificar. Porque sin que se lo propusieran, el que nos descalificaran y decir que éramos lo mismo, ayudó a la derecha”, declaró López Obrador.

Marcos respondió, sin mencionarlo por su nombre, indicando que AMLO no acababa de “madurar y reconocer sus errores y tropiezos” y que predicaba sus ambiciones en el amor, pero “a la derecha”.

Incluso mencionó que el discurso del tabasqueño se asemejaba más al de Gaby Vargas y Carlos Cuauhtémoc Sánchez que al de Alfonso Reyes.

Fue en 2016 cuando el EZLN planteó la posibilidad de lanzar una candidatura indígena a la Presidencia, lo cual no fue muy bien recibido por AMLO, quien criticó que en dos elecciones pasadas hayan llamado a no votar. No obstante reconoció su derecho de contender.

En 2018, cuando AMLO ya era candidato a la Presidencia por tercera ocasión se dio otro enfrentamiento verbal entre ambos líderes.

Cuando María del Jesús Patricio “Marichuy” no logró juntar las firmas necesarias para lograr su candidatura, el Consejo Nacional indígena (CNI), organización vinculada con el EZLN, decidió que no apoyarían a López Obrador en la elección del 1 de julio.

Luego, cuando AMLO resultó ganador en dicha contienda, el EZLN publicó un desplegado firmado por los subcomandantes Galeano y Moisés, donde aseguraban que el nuevo gobierno decepcionaría.