Por: Paola Campbell (@paocampbell) y César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

29 de mayo 2018.- Germán Larrea, presidente ejecutivo del conglomerado minero “Grupo México”, pidió a sus 50 mil trabajadores pensar su voto y analizar las propuestas de los candidatos a la presidencia de México, pidiéndoles no votar por un gobierno populista.

A través de una carta firmada el 25 de este mes, el empresario pidió a sus colaboradores salir a votar con inteligencia y no “con el enojo que hoy todos compartimos”, además de invitar a analizar las propuestas de los candidatos para entender los beneficios y las consecuencias de cada una para poder emitir un voto libre, responsable, informado y útil.

“Estamos preocupados por el bienestar de nuestros empleados, de nuestra empresa y de nuestros colaboradores y tomaremos todas las medidas necesarias para asegurar la continuidad del negocio dado que de ello depende el bienestar y patrimonio de nuestros 50 mil trabajadores y sus familias, y miles de proveedores y accionistas que colaboramos en Grupo México”, señaló.

Larrea aprovechó la carta para indicar que un modelo económico populista implicaría un retroceso en el país, además de que se devaluaría la moneda y se provocarían fuertes alzas en los precios de los productos y servicios.

“Si este modelo económico populista, en donde todo supuestamente pertenece y proviene del Estado y en el que se ofrece regalar sin trabajar, se llegara a imponer en México, se desincentivarían las inversiones, afectando gravemente a los empleos y a la economía”, se lee en el documento.

Señaló que enoja y ofende la corrupción, la impunidad y la falta de seguridad, problemas que deben ser corregidos, pero en un país donde el Estado de Derecho prevalezca como valor fundamental para impartir la justicia por igual.

“No considero que un modelo populista, ni la amnistía, sea solución a ello. Únicamente la estricta aplicación de la ley, sin distinción alguna, es la solución necesaria”, expresó.

También dijo que la compañía “tomará medidas precautorias como el ahorro, el desendeudamiento en dólares y la cautela de nuestras inversiones futuras, para asegurar la salud de la empresa y seguridad de sus empleados. Les recomiendo tomen ustedes las mismas medidas en el cuidado de su gasto familiar”.

Además, negó que exista cualquier acto de corrupción dentro Grupo México y dijo que el término “concesión” no es sinónimo de corrupción ni de compadrazgo como se ha insinuado recientemente.

AMLO en Papantla Veracruz. Foto: Especial

“Es un traficante de influencias”, responde AMLO

Tras la carta de Larrea a sus trabajadores para incidir en su contra, Andrés Manuel López Obrador calificó al empresario como un “buen traficante de influencias” y dijo que no quiere la alternancia en la Presidencia porque desde el gobierno de Carlos Salinas de Gortari ha sido uno de los principales beneficiados.

“Es un empresario y también un buen traficante de influencias, es el segundo hombre más rico de México, el primero es Slim. Dueño de minas y de muchos negocios en el País. Aparece en la lista de los hombres más ricos del mundo, tengo que tratar este tema porque tenemos que salir al paso a toda campaña que han implementado para asustar al pueblo de México” dijo AMLO en un mitin realizado en Poza Rica, Veracruz.

AMLO  hizo referencia a la carta de Germán Larrea. Dijo que “comprendía la preocupación” de éste ante la posibilidad de su triunfo, ya que Larrea había sido uno de los empresarios más beneficiados del periódico “neoliberal”, que se hizo millonario a partir de que Carlos Salinas de Gortari le casi regaló la mina de Cananea.

“Entiendo que Germán Larrea no quiera el cambio porque a él le ha ido bien. Él, antes de Salinas, no aparecía en la lista de los hombres más ricos del mundo; él empieza a aparecer en esta lista a partir de que Salinas de Gortari le concesionó, le remató, la histórica mina de Cananea, en Sonora”.

El candidato de la coalición Juntos Haremos Historia mencionó que Larrea y sus empresas han contaminado tierras y agua, y que en muchas ocasiones el empresario han fungido como traficante de influencias.

“No le hicieron absolutamente nada. Se ha dedicado a destruir el territorio, a contaminar las tierras y las aguas”, expresó.

Contó que unos días después de que 65 mineros quedaron sepultados en la mina de Pasta de Conchos, “lo encontré, nos vimos con unos empresarios. Y ahí le dije ‘Germán, saca a los cuerpos, y entrégalos a los familiares’. ¿Qué hizo? Nada. Porque tiene mucho dinero, pero poco corazón: no invirtió para desenterrar los cuerpos de los mineros”.

A pesar de todo esto, Andrés Manuel dijo que él no hará una cacería cuando llegue a la Presidencia, ni le guarda rencor porque él es partidario del perdón y del amor. Prometió que se le daría garantías a la inversión y durante su gobierno no afectará a ningún empresario. Eso sí, mencionó que se acabará con la corrupción y el influyentísimo.

Al final, AMLO pidió a Larrea no temer por su posible triunfo en las elecciones y dejar de propagar el miedo entre los empresarios y la sociedad.

“Que no ande asustando a nadie y que él mismo no tenga miedo, vamos a triunfar y se va a dar garantías a la inversión, no se va a afectar a ningún empresario, lo único que queremos es que se acabe la corrupción y el influyentismo, que el Gobierno ya no esté secuestrado por una minoría rapaz, lo único que queremos es que el Gobierno de México represente a todos los mexicanos, a pobres y ricos, para eso es nuestra lucha”.

German Larrea. Foto: Especial

¿Quién es Germán Larrea?

Germán Feliciano Larrea Mota-Velasco es, según la revista Forbes, el segundo hombre más rico de México, después de Carlos Slim, con una fortuna calculada en 17,300 millones de dólares. Según esa publicación, sólo en 2016, la familia del empresario sumó 4,800 millones de dólares a su fortuna, gracias a que Grupo México es la empresa minera más grande del país.

En ese año, sus minas de cobre, alcanzaron una producción récord de más de un millón de toneladas; es de ahí de donde obtiene el 72% de sus ingresos.

Larrea también es presidente del Consejo del Grupo Ferroviario Mexicano, S.A. de C.V. (Ferromex), la compañía que opera la mayor flota de trenes del país; el Consejo de la American Mining Corporation; el Consejo de la Southern Copper Corporation, uno de los mayores productores mundiales integrados de cobre, dueño de las mayores reservas de cobre de la industria; y de Asarco.

Y en otros giros, es dueño de Cinemex y del 30% de las acciones de Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP). Además forma parte del Grupo Financiero Banamex, el Consejo Mexicano de Hombres de Negocios (CMHN) y es propietario de México Compañía Constructora SA de CV y de Fondo Inmobiliario, empresa de bienes raíces.

El emporio que es hoy Grupo México logró su posicionamiento cuando el padre de Germán, Jorge Larrea, estaba aún al mando. Durante el gobierno de Carlos Salinas de Gortari, y gracias a las modificaciones que hubo en las leyes para favorecer a las compañías mexicanas, la empresa adquirió las acciones gubernamentales de la mina La Caridad y Cananea -por 680 millones de dólares-, y ganó la puja por la compañía minera de cobre más grande de México, por 475 millones de dólares, una cifra muy por debajo del precio del mercado.

Sin embargo, Larrea también ha estado involucrado en varias polémicas. Una de ellas fue cuando, en 2006, 65 mineros quedaron atrapados en la mina Pasta de Conchos, Coahuila, después de una explosión de gas que derrumbó el techo y las paredes del socavón.

Ahí, sólo dos cuerpos fueron rescatados, pues -según denunciaron las viudas y deudos de los fallecidos- Grupo México intercedió con el gobierno federal para evitar a toda costa que se rescataran sus cuerpos con el fin de evitar mostrar las condiciones en las que laboraban. Además, los afectados también han alegado la “miserable indemnización”, la pensión insuficiente y el trato indigno que han recibido desde entonces.

En 2014, la mina Buenavista del Cobre -subsidiaria de Grupo México- derramó 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico con 700 toneladas de metales pesados en los ríos Bacanuchi y Sonora, afectando a siete municipios y cerca de 24 mil personas.

En aquélla época la empresa se comprometió a reparar el daño ambiental y a dar atención a los problemas de salud que dejó a su paso. No obstante, a finales del mes pasado los afectados alzaron la voz para denunciar que la minera de German Larrea no ha cumplido con su palabra y el daño no ha sido reparado.