Por lavar dinero y asociación delictuosa, el ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, fue condenado solamente a nueve años de prisión y una multa de 58 mil 890 pesos.

La resolución fue emitida por el juez de Control del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte, Marco Antonio Fuerte Tapia, quien también decretó el decomiso de 41 propiedades en posesión de Javier Duarte: 21 predios en Campeche, 4 departamentos en Ixtapa y 9 inmuebles en la CDMX, incluidos 3 departamentos en Bosques de Santa Fe, 1 edificio en Lomas de Chapultepec y 2 departamentos en Polanco.

El juez también ordenó la suspensión de los derechos políticos y civiles de Javier Duarte por el tiempo que permanezca en la prisión.

Javier Duarte durante su captura en Guatemala. Foto: Especial

Durante la audiencia que duró 5 horas, la Procuraduría General de la República (PGR) no reclamó la reparación del daño por parte de Duarte y retiró su solicitud de inhabilitarlo por el mismo plazo de su condena.

Esta decisión de los fiscales fue tomada porque previamente el ex gobernador de Veracruz negoció declararse culpable, aceptando su responsabilidad en los ilícitos de lavado de dinero y asociación delictuosa con el fin de recibir como beneficio una reducción de las penas.

La solicitud de Javier Duarte fue recibida por Felipe Muñoz Vázquez, subprocurador de Delitos Federales, quien aceptó concederle el procedimiento abreviado y plantearle al juez una condena mínima por cada uno de los delitos para así lograr una reducción del tiempo a pagar dentro de la cárcel.

En la audiencia, mientras la PGR leía los cargos en su contra como líder de una red criminal en la cual se desviaron al menos mil 670 millones de pesos del erario de Veracruz, Javier Duarte, quien llegó vestido con el uniforme de reo color caqui, barba larga y rapado, se mostró visiblemente complacido. 

Javier Duarte durante su captura en Guatemala. Foto: Especial

El momento en que Duarte se declaró culpable

Tras leerle los cargos por los que se encuentra preso, el juez le preguntó a Duarte: “¿Admite usted su responsabilidad en los delitos que le imputan?”.

Duarte respondió: “En base a los principios de lealtad e institucionalidad que rigen mi conducta, sí, su señoría”.

El juez repitió la pregunta: “¿acepta su responsabilidad en los delitos?”.

Duarte contestó: “Repito, sí, su señoría”.

Al aceptar su culpabilidad, el juez sentenció a Javier Duarte a nueve años de prisión y una multa por 58 mil 890 pesos.

Luego el juez informó a la PGR y a la defensa de Javier Duarte que tenían 5 días para impugnar la sentencia. 

Ante esto la PGR se pronunció a favor de renunciar a esta posibilidad con el fin de que la condena quedara firme pero tanto la defensa del ex gobernador de Veracruz como la Secretaría de Hacienda rechazó renunciar a ese derecho.

El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte. Foto: Cuartoscuro

Duarte podrá pedir libertad bajo supervisión

Según lo sentenciado por el juez Marco Antonio Fuerte Tapia, Javier Duarte lleva 434 días privado de su libertad (fue detenido el 15 de abril de 2017 en Guatemala) por lo cual, esos días deberán restarse de su condena.

Con esta decisión, Javier Duarte permanecería en la cárcel hasta el 15 de abril de 2026 aunque podría solicitar su libertad bajo supervisión cuando cumpla la mitad de sus nueve años en la cárcel (dentro de tres años y un mes), de acuerdo con lo establecido en la Ley Nacional de Ejecución Penal.

PGR ayudó a reducir pena

A finales de agosto de este año, la PGR aseguró que no poseía pruebas suficientes para acusar a Javier Duarte por el delito de delincuencia organizada, por lo que decidió reclasificarlo como asociación delictuosa, el cual no tiene prevista la prisión preventiva por oficio. 

“Al valorar los datos de prueba con que cuenta, la PGR determinó que no son suficientes para acreditar el delito de delincuencia organizada, por lo que decidió reclasificar la acusación sólidamente sustentada, para que el proceso culmine con una sentencia acorde a los preceptos de nuestra Constitución”.