Está de buen humor. Con muchas ganas de hacer mucho. Con proyectos, objetivos bien claros, con los dedos desesperados por ponerlos de nuevo en un teclado de computadora y escribir crónicas y artículos y análisis.

Sí, Jaime Avilés está con excelente ánimo.

La operación a la cual fue sometido el director de este portal fue un éxito. Solamente hubo un inconveniente: los estudios de patología. Según los galenos, Jaime Avilés tiene cáncer de pulmón (es decir, el tumor que se le extrajo de la cabeza no era causa… era efecto).

Hace cinco días Jaime fue trasladado de un hospital privado al Instituto Nacional de Cancerología. Ahí lo atienden médicos expertos. Según los diagnósticos y los muchos estudios que se le han hecho, el cáncer de pulmón es metastásico y ha provocado el surgimiento de pequeñas lesiones tumorales en la cabeza y en otras partes del cuerpo.

Pero a pesar de todo, de lo mal que se escuchan estas palabras, somos optimistas, y el más optimista de todos es Jaime. Ayer se sometió a una radioterapia (la primera de diez), la cual se supone mejorará su estado de salud. Cuando ingresó a la sala donde se las harían, le dijo a su hija Juncia: “Listo para el bombardeo”.

Hasta ahora, Jaime no ha podido leer como a él le gusta hacerlo: de corrido, gastando varias horas de su atención en esta labor. Y es que, a raíz de la operación,aún no está en condiciones de leer por largos periodos. Pero cada día que pasa, mejora y ya revisa la prensa todos los días.

Eso sí, Jaime está enterado de todo lo que sucede a su alrededor, y discute la vida pública del país: analiza situaciones, reflexiona sobre qué está pasando, hace comentarios. Es decir, su capacidad analítica y reflexiva están intactas. Incluso, su voz, que antes e inmediatamente después de la operación era lenta, como cansada, ahora es fuerte, vigorosa.

Para mostrarles la entereza de Jaime, y sus muchas esperanzas, les comentamos lo siguiente: cuando el jefe de información de este portal se trasladó a la Ciudad de México para visitar a Jaime, le comentó que iba de entrada por salida, pero que dentro de dos semanas estaría de vuelta ahí tres días. Jaime, con una seriedad admirable, le dijo a nuestro jefe de redacción: “ah, mira qué bien. Pues igual y nos regresamos juntos a Guadalajara, que hay un montón de pendientes allá”.

Jaime está bien, a pesar de lo mal que está.

Agradecemos a todas y todos los que han donado para los gastos médicos de Jaime Avilés. Gracias a ustedes se logró cubrir la cuenta del hospital privado. Sin embargo, aunque está ahora en un nosocomio público, las radioterapias, que son en parte la esperanza para la mejoría de salud de Jaime, tienen costo. Por ello, una vez más, le apostamos a la solidaridad de nuestros lectores, a los lectores de Jaime, a sus amigos, a sus conocidos, a sus enemigos, a sus detractores, a sus adversarios.

Donen, que Jaime va bien, va mejor, pero hace falta aún un poco más.

Ya queremos a Jaime de regreso. Ya deseamos leer sus textos. Ya extrañamos mucho sus Desfiladeros.

Gracias a todos por estar al pendiente. #FuerzaJaime

Cuenta en Banamex: 221-4219673

Si desea hacer una transacción, la CLABE es 002180022142196736

A nombre de Juncia Avilés Cavasola

Si desea hacer una transacción por teléfono móvil, la cuenta es de débito.

Por el momento sólo es posible depositar a través de las practicajas Banamex, por transferencia electrónica o vía PayPal en el botón que está aquí abajo: