Por: Redacción (@revistapolemon)

En 2014, Petróleos Mexicanos (Pemex) compró una flotilla de aeronaves para vigilar la red de ductos en el territorio nacional y, con ella, evitar el robo de combustible. Entre dichas naves se encontraba un avión Cessna Citation Sovereign 2009.

No obstante, la bitácora de ese avión -entregada por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) a la Auditoría Superior de la Federación (ASF)- muestra que un año después de ser adquirido, realizó algunos viajes que poco, o nada, tienen que ver con la vigilancia de las instalaciones petroleras, sino que fue utilizado para hacer trasladar al entonces director de Pemex, Emilio Lozoya, a la playa.

Emilio Lozoya Austin. Foto: Especial

Según la bitácora, en 2015 Lozoya viajó en el Cessna Citation en México a Cancún, Zihuatanejo, Acapulco y Huatulco, pero también a varios destinos de Estados Unidos, como East y West Hampton, en Nueva York, Los Ángeles, California, Houston y San Antonio, Texas, Westchester, Nueva York y algunos puntos en Maine y New Jersey.

En enero del 2016 se descubrió el escándalo sobre corrupción en la empresa Obrascón Huarte Lain (OHL), en la que se acusó a Lozoya -quien había sido parte del consejo de administración de esa empresa- de haberse puesto de acuerdo para celebrar un contrato con el presidente global de la constructora española, Juan Miguel del Villar. En febrero de ese año, Lozoya presentó su renuncia a Enrique Peña Nieto y éste la aceptó.

La salida de Lozoya de Pemex se dio cuando la producción petrolera iba en declive, pues los precios del petróleo subían y los niveles de importación de gasolinas y de refinación llegaban a mínimos históricos.

Emilio Lozoya entró para dirigir a Pemex durante la histórica reforma energética que abrió el sector al capital del mundo por primera vez en 75 años y salió de ella, dejándola sumida en una enorme crisis. Foto: Especial

Pero la crisis dentro de la paraestatal no era lo único que Lozoya dejaba pendiente: tampoco había registrado el avión Cessna en los activos fijos de Pemex. Según el análisis de la “Relación de Bienes Muebles que Componen el Patrimonio Cuenta de la Hacienda Pública Federal 31 de diciembre de 2015”, la Auditoría Superior de la Federación detectó que ni esa aeronave ni otros tres helicópteros Bell 407 habían sido incluidos en los activos fijos, como marca la normativa.

De acuerdo con una investigación realizada por SinEmbargo, el avión Cessna Sovereign tiene ocho plazas, pero Pemex le informó a la ASF que no apuntó en ningún registro los nombres de quienes se trasladaban con Lozoya, por lo que no se sabe quiénes lo acompañaban ni cuál era el motivo de los vuelos.

“Todos los vuelos se solicitaron telefónicamente a la Sedena por la Dirección General de Pemex. Al respecto, la Serena elaboró bitácoras en las que se indica el destino al que se traslado el Director General y pasajeros, sin especificar los nombres de sus acompañantes. Cabe señalar que, en cuanto a la justificación de los destinos y los nombres de los pasajeros, la Serena informó que esa es responsabilidad de Pemex; no obstante, dicha Secretaría, por su experiencia en la operación de aeronaves, debió haber dejado constancia del nombre y cargo de los servidores públicos que abordaron el avión, independientemente de lo que Pemex indicara”, indicó en un reporte la ASF.

Además se dio a conocer que Lozoya utilizó el helicóptero Eurocopter EC-145 201, también adquirido para vigilar las instalaciones de Pemex, para volar a la Torre GAN (donde se encuentra la sede de Altos Hornos de México), Toluca, el periódico El Financiero, el Hospital Central Militar, el Hospital Ángeles, el Parque Bicentenario, la Torre IUSA, Atizapán, Valle de Bravo, Cuernavaca, el Hotel Hilton, el Hotel One y Teotihuacán, según la bitácora que presentó la ASF.

Según la información que la Sedena proporcionó a la ASF, el helicóptero realizó 193 horas de vuelo (11,580 minutos), en 727 traslados realizados en 2015.

Aunque dicha aeronave tiene lugar para siete pasajeros, tampoco quedó registrado el nombre de quienes pudieran haber acompañado a Lozoya. Al respecto, la ASF declaró:

“Todos los vuelos se solicitaron telefónicamente a la Sedena por la Dirección General de Pemex. Al respecto, la Sedena elaboró bitácoras en las que se indica el destino al que se trasladó al Director General y pasajeros, sin especificar los nombres de sus acompañantes.”