El Gobierno de Andrés Manuel López Obrador administrará la mayor cadena de abarrotes del país, superando a las famosas tiendas de conveniencia Seven Eleven, Oxxo y Extra, luego de que eche a andar su estrategia de fusión estructural territorial de Diconsa y Liconsa.

Mediante esta estrategia, el Gobierno Federal ha reorientado 27 mil locales de conveniencia ubicados en las principales ciudades y puntos remotos del territorio nacional.

De acuerdo con información de Fomento Económico Mexicano (Femsa), Oxxo, la mayor cadena actualmente, reporta 17 mil 724 locales y una tasa de crecimiento de 106 tiendas nuevas cada mes, a 41 años de haber sido fundada.

Se estima que el Gobierno de México sumará en noviembre mil locales más, es decir que se contará con cerca de 36 mil tiendas donde los mexicanos podrán adquirir productos como:

  • Granos básicos
  • Leche
  • Mercancía producida por las comunidades
  • Enlatados
  • Pilas
  • Refrescos

Al igual que servicios como:

  • Recargas de tiempo aire para celular
  • Pago de servicios
  • Operaciones en cajeros automáticos

Los locales del Gobierno, que ahora se llamarán Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex), se convertirán en los proveedores de:

  • Reclusorios
  • Policía Federal
  • Algunos gobiernos estatales
  • DIF Nacional y de la Ciudad de México
  • Secretaría de la Defensa
  • Secretaría de Marina
  • Secretaría de Salud
  • Secretaría de Educación Pública
  • IMSS
  • ISSSTE

Además, se contempla que este plan termine con las organizaciones campesinas, que ya no recibirán recursos públicos, para así acabar con el intermediarismo y así tratar directamente con los productores.

Ventas aseguradas

Aunque la estrategia para que el Gobierno Federal sea quien opere empresas que pretendan bloquear a intermediarios y así mejorar la calidad de vida de la población comprando a productores de manera directa y vendiendo a precios justos ya se ha hecho antes.

No obstante, esta es la primera vez que el Gobierno Federal maneje una infraestructura unificada de este tamaño.

Según publico el portal Ejecentral, los locales de Segalmex pretenden lo mismo que sus antecesoras: impulsar “el desarrollo de los pequeños y medianos productores, así como buscar la autosuficiencia alimentaria en los cuatro granos básicos (maíz, trigo, arroz, frijol) y leche”, así como impulsar la inclusión financiera.

Además se pretende cambiar el modelo de atención al campo, pues se regresa a los tiempos de los precios de garantía, como cuando existió el Sistema Alimentario Mexicano (SAM) en la década de 1980.

Así, Segalmex hace su propio censo para poder llegar a cada pequeño y mediano productor de leche, maíz, frijol, trigo, panificable y arroz.

Y, para cerrar el circulo de la línea de producción de Liconsa y Diconsa, Segalmex será el proveedor de dependencias federales y estatales, aunque aún falta dar solución al problema de la distribución.

¿Cómo será el esquema de trabajo de Segalmex?

Leche

Para el acopio de leche existe una captación diaria de 1.5 millones de litros en los 47 centros, donde participan 8 mil pequeños productores, dueños de entre una y 35 vacas, así como medianos, entre 36 y 100 vacas, que se inscribieron al padrón desde el 1 de enero pasado.

Esto dará como resultado 929 millones de litros al año para 9 mil puntos de venta.

Por su parte, el padrón que recibirá el producto supera los 6 millones de beneficiarios: 3 millones menores de entre seis meses y 12 años; 1.5 millones son adultos mayores y el restante millón y medio es para población de escasos recursos.

El precio de garantía para la leche es de 8.20 pesos el litro y se comprarán hasta 15 litros por vaca. Los funcionarios de Segalmex explicaron que en las zonas del sur-sureste, se buscan más centros de acopio con tanques fríos, o bien, comprar en camiones y compartirlos.

Antes, el 90 por ciento de lo que compraba Liconsa se pagaba tres meses después, pero ahora, con el precio de garantía, se les liquidará de inmediato.

Granos

Segalmex pagará 5 mil 610 pesos por tonelada de maíz a un millón 600 mil productores que tienen hasta cinco hectáreas de temporal. Se les comprará máximo 20 toneladas a cada uno de los mil 600 productores, con un apoyo para flete de 150 pesos por tonelada.

Para el frijol, se pagarán 14 mil 500 pesos por tonelada si cuentan con hasta 20 hectáreas de temporal o cinco hectáreas de riego. Habrá un límite de compra de 15 toneladas por cada uno de los 300 mil productores.

Se planea que para el trigo panificable se pagarán 5 mil 790 pesos por tonelada, con un límite de 100 toneladas por productor. En cuanto al arroz se comprará la tonelada a 6 mil 120 pesos y el límite serán 120 toneladas por productor.