El juicio contra Genaro García Luna, ex secretario de Seguridad en el sexenio de Felipe Calderón inició este jueves, y tal como se preveía en algunos medios, principalmente estadounidenses, ha comenzado a saltar el cochinero en el que estuvo inmiscuido el otrora súper policía del Gobierno Federal.

García Luna pretendía conseguir de último momento su libertad condicionada a cambio de un millón de dólares en propiedades, pero su petición ha sido negada. 

La justicia estadounidense se opuso porque existe “un riesgo de fuga inaceptable”.

“La audiencia de fianza para Genaro García Luna ha terminado. Ha sido enviado de vuelta a la cárcel por ahora debido a la confusión sobre quién firmará o no su fianza. Su abogado preparará un nuevo paquete de fianza pronto. El Gobierno dice que ningún paquete es lo suficientemente bueno y aún se opone a su lanzamiento”, reveló Alan Feuer, quien reporta para The New York Times desde la corte de Nueva York.

La mañana de este jueves se ha acusado a García Luna de haber comprado bienes raíces mediante empresas fachada, mientras fue funcionario en el Gobierno de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012); se habla en específico de  una residencia de 5,099 pies cuadrados en Golden Beach, Florida, por más de tres millones de dólares, pagado en efectivo.

Interior de la residencia donde vivió García Luna. Foto: Realtor.com

Los fiscales de Estados Unidos señalan que incluso pagó  la colegiatura de sus hijos y hasta un yate. Le pidieron al Juez que no otorgue la libertad bajo fianza al ex funcionario, a quien calificaron de “arrogante” y “descarado”.

“El hecho de que el acusado no huyó de los Estados Unidos después del juicio de Guzmán Loera no es evidencia de una conciencia inocente, sino que refleja su creencia de años de que podría participar en actividades delictivas con impunidad y sin consecuencias. Tal descaro y arrogancia no deberían redundar en su beneficio”, señalan los fiscales que acusan al ex funcionario. 

De acuerdo con la Fiscalía de aquel país, lo que el ex Secretario de Seguridad Pública federal hizo en esos años fue favorecer al Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más sanguinarias de todos los tiempos; también se cree que cuidó los intereses de Joaquín Archivaldo “El Chapo” Guzmán Loera; de Ismael “El Mayo” Zambada y de Héctor Beltrán Leyva.

Durante el juicio a “El Chapo” celebrado a fines de 2018 e inicios de 2019 en Nueva York, el jurado escuchó al ex miembro del Cártel de Sinaloa, Jesús Zambada, testificar que entregó personalmente por lo menos seis millones de dólares a García Luna en pagos clandestinos a nombre de su hermano mayor, el jefe del cártel, Ismael “El Mayo” Zambada. El testigo dijo que se reunió con García Luna en un restaurante entre 2005 y 2006. Jesús Zambada declaró que le dio una maleta con tres millones de dólares en el lugar. En ese momento García Luna estaba a cargo de la agencia federal de investigación de México. En una segunda reunión en 2007, cuando García Luna ya era Secretario de Seguridad Pública, Zambada dijo que le dio otra maleta con entre tres y cinco millones de dólares.

Jesús Zambada tras su detención en 2008. AFP

La estrategia de Calderón y de García Luna condujo a un disparo en el número de homicidios dolosos en México, un violento estallido que no ha sido controlado por ningún Gobierno hasta la fecha y que ha causado la muerte de cientos de miles de mexicanos.

Una nota al pie de página del documento presentado por los fiscales a la corte afirma que el hermano de “El Mayo”, “El Rey” Zambada, personalmente entregó bolsas de efectivo a Genaro García Luna. Los fiscales escribieron en los documentos de la corte: “El Cártel de Sinaloa insistió en reunirse cara a cara con funcionarios corruptos para ciertos pagos de sobornos, a menudo en áreas privadas de restaurantes”.

En el documento presentado ante el Juez, la parte acusadora tiene un apartado que dice: “La evidencia de los crímenes del acusado es fuerte”. Allí dice que García Luna no puede ser beneficiario de la libertad condicionada.

Agrega: “La fuerza de la evidencia contra el acusado también pesa mucho a favor de la detención. Como se describe en el memorando gubernamental del 10 de diciembre de 2019, se espera que numerosos testigos cooperantes, incluidos varios ex miembros de alto rango del Cártel de Sinaloa, testifiquen sobre los millones de dólares en sobornos pagados al acusado a cambio de su protección para sus actividades de narcotráfico”.

“Las cuentas de los testigos son corroboradas por los registros financieros del acusado, que reflejan que continuó viviendo de los millones de dólares en sobornos que el Cártel de Sinaloa le pagó como parte de su papel en la conspiración del narcotráfico. Desde el arresto del acusado, el caso del Gobierno [de Estados Unidos] sólo se ha fortalecido, ya que ha identificado testigos adicionales contra el acusado y numerosos registros financieros adicionales asociados con él”.

“El acusado busca sembrar dudas en la fuerza de la evidencia en su contra atacando la credibilidad de Jesús Zambada García, también conocido como ‘El Rey Zambada’, quien testificó durante el juicio de Guzmán Loera. En ese juicio, ‘El Rey’ Zambada testificó que, al menos en dos ocasiones, se reunió personalmente con el acusado en un restaurante y le entregó maletines con entre 3 millones y 5 millones de dólares a cambio de la garantía del acusado de que ayudaría al Cárcel de Sinaloa”, sostiene el documento.

Fiscal Richard P. Donoghue

El Fiscal del Distrito Este de Nueva York, Richard Donoghue, señala que García Luna “tiene la capacidad de escapar y un sobresaliente incentivo para hacerlo” porque se enfrenta a entre cinco años y cadena perpetua por los cargos de los que le acusa la autoridad, y además “la fuerza de las pruebas del Gobierno se ha incrementado” con nuevos testigos que testificarán sobre su relación con el Cártel de Sinaloa.

Por otra parte, Donoghue argumenta que García Luna tiene “recursos poderosos en México”, donde ha vivido toda su vida hasta 2012, como “funcionarios corruptos del Gobierno mexicano y miembros del Cártel de Sinaloa, una de las organizaciones criminales más poderosas del mundo, que pueden garantizar que nunca sea capturado”.