* Convenio revela que Sebastián recibió 2.2 mdp a cambio de nada

Por: Redacción (@revistapolemon)

21 de marzo de 2015. Mediante un convenio suscrito el 20 de enero de 2014, la Secretaría de Educación del Distrito Federal (Sedu), entregó “en dos exhibiciones” y bajo una “cláusula de confidencialidad”, la suma de 2 millones 240 mil pesos, a la Fundación Sebastián, para que ésta pusiera en marcha una serie de actividades que “nunca se llevaron a cabo”.

El convenio fue suscrito por Mara Nadiezhna Robles Villaseñor, titular de la Sedu, y Matías Carbajal García, representante de la fundación creada por el escultor Enrique Carbajal González, mejor conocido como “Sebastián“.

De acuerdo con el documento, Fundación Sebastián se comprometió a “aportar recursos técnicos, físicos e intelectuales”, “desarrollar mesas de trabajo interdisciplinario”, “realizar la logística para los eventos, además de proporcionar los insumos que se requieran” y “entregar a la Sedu las memorias de los eventos derivados del presente convenio”.

Fundación Sebastián se comprometió igualmente a “diseñar y programar eventos culturales y artísticos que aseguren la participación de niñas, niños y jóvenes integrantes del sistema educativo del Distrito Federal”.

Mara Robles y Emilio Chuayffet, secretarios de Educación del GDF y del gobierno federal.

Mara Robles y Emilio Chuayffet, secretarios de Educación del GDF y del gobierno federal.

Trabajadores de la Sedu, que pidieron el anonimato por temor al despido, señalaron al coordinador general de educación de la dependencia, Alfredo Rodríguez Banda, como responsable del incumplimiento del convenio. Y añadieron que este funcionario bloqueó al que acusaron de “otros programas de talleres de educación artística para niños” en zonas del DF donde se registran altos índices de violencia.

El convenio entre la Sedu y Fundación Sebastián contiene un total de 12 compromisos que fueron incumplidos, en la medida que la asociación civil no hizo ninguna de las múltiples actividades que ofreció con el fin de “sensibilizar a los niños, jóvenes y grupos familiares en general, para una adecuada (sic) formación cultural”.

Tampoco hizo nada para “aprovechar sus habilidades potenciándolos (sic) en áreas como la danza, la música y el teatro”, ni para “facilitar herramientas prácticas y teóricas de conocimiento y habilidades en análisis para la apreciación y valoración del arte y de la cultura”.

En su clásula sexta el convenio asienta: “Las Partes se obligan a guardar y mantener en reserva la información que por disposición legal deba conservar tal carácter”.

El convenio expiró el 31 de diciembre de 2014 y, a juzgar por la falta de evidencias que demuestren su cumplimiento, podría constituir un fraude que involucra al gobierno de Miguel Ángel Mancera, en momentos en que éste se propone reducir en 150 millones de pesos el presupuesto de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México (UACM).

El “recorte”, de acuerdo con fuentes de la propia UACM, sería el enésimo intento, por parte del gobierno capitalino, para asfixiar a esta casa de estudios, que durante el sexenio de Marcelo Ebrard sufrió el embate permanente de las secretarías de Finanzas y Educación, que ocupó sucesivamente el actual diputado del PRD, Mario Delgado.

La ex rectora de la UACM, María Esther Orozco. Foto: Yazmín Ortega Cortés / La Jornada

La ex rectora de la UACM, María Esther Orozco. Foto: Internet

Delgado, como fue documentado en su momento, brindó su más firme apoyo a la rectora María Esther Orozco, que aliada a Yoloxóchitl Bustamante, ex directora del Instituto Politécnico Nacional, intentó desprestigiar a la UACM, además de saquear sus recursos para dar empleo a sus familiares más cercanos.

Mario Delgado fue sustituido en la Sedu por el académico v, quien tras dejar el cargo en manos de su esposa, Mara Robles Villaseñor, asumió la Secretaría de Educación de Guerrero, tras la caída del gobernador Angel Aguirre a raíz del asesinato de tres y la desaparición forzada de 43 estudiantes normalistas en Iguala.

Consulta aquí el documento completo: 

Convenio Fundación Sebastián-GDF