A partir de que el martes pasado el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, informara que se van a comprar 500 pipas con el dinero ahorrado producido por el combate al huachicoleo, ha habido varias críticas que consideran que el traslado en dichos vehículos es más caro y menos efectivo que los ductos.

Hoy el Presidente aclaró que las pipas, que pueden ser 500 de 60 mil litros o mil de 30 mil litros, serán utilizadas para emergencias. Por ejemplo, cuando los huachicoleros “pinchen” un ducto y éste se tenga que cerrar.

Indicó que los ductos que posee Pemex son de hace 30 años, y que la demanda que hoy se tiene es mucho mayor que en las fechas en que se construyeron.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

Además, dijo que hubo un cambio, pues mientras hace 30 años todo el combustible se producía aquí, ahora la mayor parte se importa.

Por ello, mencionó que se irán realizado mejoras en la infraestructura de Pemex, para que se haga más eficiente el traslado de combustible tanto en ductos como en otras formas.

La intención es que en un futuro, si hay una emergencia por robo de combustible, no exista desabasto en ninguna parte del país.

El Presidente Andrés Manuel López Obrador e integrantes de su gabinete. Foto: Especial

Mencionó que el proceso de adquisición ya se está haciendo, y que están a cargo de él Raquel Buenrostro, oficial mayor de la Secretaría de Hacienda; Irma Eréndira Sandoval, titular de la Función Pública; y Graciela Márquez, la secretaria de economía.

Añadió que la vigilancia a los ductos de Pemex no se eliminará, y que continuará con los más de 8 mil efectivos que ahora están empleado en ello.

Cuestionado hoy en su rueda de prensa matutina por un reportero sobre si el gasto en vigilancia no es mucho, Andrés Manuel López Obrador respondió que el número de personas que ahora vigila los ductos es prácticamente el mismo que en las administraciones pasadas solamente se dedicaban a cuidar al Presidente.