Samuel García, “El Senatore” fue exhibido durante una clausura simbólica en la Refinería de Cadereyta por los trabajadores de Pemex, quienes lo corrieron y lo acusaron por no pagar sus multas e impuestos.

A los trabajadores de la petrolera no les pareció nada la visita del Senador, por lo que le quitaron una placa de la camioneta en la que llegó y lo corrieron del lugar.

Cuando se ingresaron los datos de la matrícula, STB-78-51, al Instituto de Control Vehicular de Nuevo León, los resultados mostraron un adeudo por 38 mil 270.73 pesos, la cual tiene fecha límite de pago el próximo 31 de agosto de 2020.

Al desglosar el adeudo se encontró que tiene pendientes el refrendo, tenencia y recargos de 2016 a la fecha.

Además, tiene multas por estacionar mal su vehículo, estacionarse sobre la banqueta y por conducir a exceso de velocidad.

Sin contemplar los subsidios que se pueden realizar, el total que debería pagar el funcionario sería de 55 mil 252,73 pesos.

A través de sus redes sociales, el Senador anunció que acudiría a la clausura simbólica de la refinería.

No obstante, poco después publicó una historia en su Instagram en la que se le ve frente a su camioneta de adeudos, con el vidrio roto, mientras él porta un cubrebocas color naranja.

Al enterarse del enorme endeudamiento que tiene García, los usuarios de redes sociales se apresuraron a comentar al respecto, arremetiendo en su contra.

Poco más tarde, el funcionario publicó en su cuenta de Twitter que la camioneta en la que acudió a la refinería no era suya, y se comprometió a pagarle al responsable los daños y reparaciones que ocurrieron hoy.