Ante los desvíos millonarios y los escandalosos casos de corrupción protagonizados durante los últimos sexenios por los gobernadores, la estrategia que prepara el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador para evitar que esta historia se repita, será el nombramiento de 32 delegados estatales y 264 regionales en todo el país.

Los delegados de Programas Integrales de Desarrollo tendrán tres tareas fundamentales:

Garantizar que los recursos federales sean destinados al programa, proyecto u obra y no haya intermediarios de por medio como sucede hasta ahora con los gobernadores, diputados, presidentes municipales y sus familiares, socios o amigos.

Vigilar las compras con recursos federales y transparentar las licitaciones, lo cual evitará el favoritismo a los proveedores socios del gobernador y que los contratos sean asignados de manera directa sin un concurso de por medio. Así se evitará que haya “moches” para los gobernantes y secretarios estatales.

Depurar los padrones de beneficiarios de los programas sociales para evitar la creación de estructuras clientelares, acabar con los aviadores y garantizar que los beneficiarios de los programas sociales cumplan con el perfil establecido, sean parte de grupos vulnerables.

AMLO en la reunión con delegados estatales y regionales. Foto: Especial

Cada uno de los delegados estatales tendrán comunicación directa con el nuevo Presidente, podrán realizar acuerdos con los secretarios de Estado y serán coordinador por Gabriel García Hernández, quien actualmente es secretario de Organización de Morena y es el virtual subsecretario de la futura Secretaría del Bienestar.

En un encuentro con los delegados el sábado pasado, López Obrador les pidió a los delegados coordinarse con el Ejército y las fuerzas federales para las tareas de seguridad, además de consultar con las comunidades las obras que realizará su gobierno.

De acuerdo con la virtual secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a partir del próximo 1 de diciembre “los delegados manejarán los recursos que a través de Sedesol y diversos programas, siempre ha manejado el gobierno federal. Los recursos bajarán ahora a través de un solo delegado”.

Reunión de AMLO con delegados estatales y regionales. Foto: Especial

En tres semanas, los delegados serán citados nuevamente para tomar cursos de capacitación en los que se les explicará con mayor profundidad las responsabilidades que deberán cumplir.

Desde ahora, uno de los equipos del próximo gobierno encabezado por AMLO, analiza las instalaciones que ocuparán los delegados con el fin de cancelar las rentas de los edificios de las delegaciones federales que ocupa actualmente el gobierno de Enrique Peña Nieto y desaparecerán en el próximo sexenio.

Con información de Reforma y Sin Embargo