¿Cuáles serían las preguntas que tendría la consulta ciudadana para llevar a los ex Presidentes de México a juicio y quizás también a la cárcel?

Este miércoles el Presidente Andrés Manuel López Obrador delineó los posibles delitos por los que podría acusarse a sus antecesores.

Desde su conferencia matutina en Monterrey, señaló que habría que preguntarle a la gente si se debe juzgar al ex Presidente priista Enrique Peña Nieto por corrupción y al ex Presidente panista Felipe Calderón por convertir al país en un cementerio.

Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

En el caso del ex mandatario panista Vicente Fox, sería llevado a juicio por traicionar a la democracia e imponer mediante un fraude electoral a Calderón en 2006 y al ex Presidente priista Ernesto Zedillo, por convertir la deuda de unos cuántos en la de todo el país, al permitir el millonario rescate de los banqueros a través del Fobaproa.

Por último pero no menos importante, AMLO indicó que el ex Presidente priista Carlos Salinas de Gortari sería llevado a juicio por entregar las empresas públicas del Estado a sus allegados.

Carlos Salinas de Gortari. Foto: Especial

Aunque antes de tomar posesión como Presidente, López Obrador había anunciado que esta consulta podría concretarse en marzo, ahora señaló que esta consulta sólo podrá concretarse hasta que el Congreso realice las reformas a la ley para eliminar las trabas que actualmente existen para hacer válido este ejercicio democrático.

AMLO insistió que en esta nueva etapa es necesario someter a juicio al régimen neoliberal y a los de arriba y dejar en paz a los chivos expiatorios.

“Más que encarcelar a estos personajes, porque eso nos llevaría a la confrontación y a la polarización, a quedarnos en el pasado, estoy viendo hacia delante”, señaló.

AMLO en rueda de prensa matutina desde Monterrey. Foto: Especial

En noviembre pasado, en entrevista con el periodista Ciro Gómez Leyva en Imagen Noticias, López Obrador indicó que la decisión de enjuiciar y mandar a la cárcel a los ex presidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto, dependería de la presión interna en el país.

“Va a depender de lo que digan los mexicanos. Va a depender de la presión interna. Para castigar a los responsables de la tragedia nacional de la crisis de México tendríamos que empezar con los de arriba, desde que inició esta política, los de arriba, no chivos expiatorios como ha venido sucediendo”.

–Desde arriba son cinco personas: Carlos Salinas, Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto– lo cuestionó Ciro Gómez Leyva.

–Así es, los Presidentes– respondió AMLO.

Tras aceptar la posibilidad de que los ex presidentes puedan ir a la cárcel, AMLO matizó su postura al señalar que él está de acuerdo con una política de “punto final”, pues lo mejor es olvidar “esa horrible historia” de corrupción en el periodo neoliberal y comenzar una nueva etapa en la historia del país.

Cuestionado por Gómez Leyva sobre la posibilidad de que esa decisión termine por decepcionar a muchos de sus votantes, López Obrador expuso que eso lo tiene sin cuidado, pues es parte de sus sus convicciones.

Sin embargo, AMLO dijo estar seguro de que los mexicanos lo van a entender, pues lo más importante es acabar con la corrupción e iniciar una etapa nueva.

“No es mi fuerte la venganza y así como estoy en disposición y creo en el perdón y pienso que lo que más conviene es una amnistía política, pienso que en adelante, cero impunidad, cero corrupción, que no se perdone a nadie, que no se perdone al Presidente, que si yo cometo un acto de corrupción, que yo sea juzgado”.

Andrés Manuel López Obrador con Ciro Gómez Leyva en Imagen. Foto: Especial

AMLO aclaró que él está a favor de política de “punto final” porque abrir los expedientes de los ex presidentes llevaría a una confrontación permanente en el país, lo cual lo único que lograría es empantanar el panorama e impedir que los problemas sean resueltos.

No obstante, dejó abierta la posibilidad de que la gente pueda manifestar su rechazo ante esta decisión y pueda inclinarse a que su gobierno sea el encargado de hacer justicia, lo cual en caso de ser así, lo obligará a tomar acciones “de arriba para abajo, empezando por Salinas”.

“Puede haber esta presión interna, no lo descartemos. En un sistema democrático, los ciudadanos tienen la última palabra. No vamos a perseguir a nadie pero quienes tengan juicios abiertos, la autoridad competente seguirá investigándolos”.

El tema fue puesto a discusión después de que Ciro Gómez Leyva le dijera a AMLO que Raymundo Riva Palacio aseguró en su columna en el periódico El Financiero que detrás de cámaras, tras concluir el programa Tercer Grado en Televisa, él le había dicho al periodista que para enjuiciar a Enrique Peña Nieto lo único que se necesitaba era “presión interna”.