Enrique Peña Nieto ya sabe a dónde irá tras culminar su mandato como presidente del país: al Estado de México. Así lo dijo ayer cuando acudió al informe del gobernador del Edomex, Alfredo del Mazo. Eso sí, prometió: “no causaré molestia alguna”.

“Tendré el gusto de venir a mi Estado para trabajar en nuevas tareas, como uno más de los 17 millones de mexiquenses”, dijo Peña, ante la plana mayor del Grupo Atlacomulco.

Enrique Peña Nieto, titular del Ejecutivo. Foto: Octavio Gómez/Proceso

Durante su sexenio Peña Nieto se abstuvo de asistir a los informes de gobernadores, pero esta vez justificó su presencia en uno porque quería despedirse de los mexiquenses, desde el Palacio de Gobierno, donde arrancó su carrera por la Presidencia.

“Estoy aquí por tres motivos: primero, para escuchar personalmente el avance de mi Estado; segundo, para expresar mi permanente gratitud a los mexiquenses por las oportunidades que me dieron a lo largo de 25 años para servirles en diversas responsabilidades Y tercero, aprovechar este acto para enviar un mensaje fraternal a mis paisanos desde el lugar donde inició mi carrera política, cuando estoy por concluirla”, dijo.

En un escenario totalmente a modo, Peña Nieto fue despedido con porras y aplausos prolongados, aunque días atrás durante los festejos patrios por el aniversario del inicio de la independencia de México, los asistentes a la plancha del Zócalo de la Ciudad de México le contestaron con rechiflas.

Peña Nieto entregará la banda presidencial a Andrés Manuel López Obrador el próximo 1 de diciembre. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) sufrió en 2018 la peor derrota electoral de su historia.

Paulina y La Gaviota

Peña Nieto no fue el único en que se despidió anticipadamente. También su hija Paulina fue el foco de atención por sus declaraciones a la revista de la prensa rosa ¡Hola!, en la que destaca que ser figura pública fue lo más difícil durante el mandato de su padre.

Paulina fue portada de la revista, una publicación en la que apareció frecuentemente la familia presidencial durante este sexenio.

Lo más difícil de estos años ha sido ser una persona pública. Yo soy una persona normal, que estudia, que trabaja, que le gusta ayudar a todos los demás”, aseguró.

En el 2011, la joven con apenas 16 años de edad, fue el centro de atención nacional por la publicación de un mensaje en su cuenta de Twitter (@Pau_95Pena), que aparentemente replicaba las palabras de su novio José Luis Torre (@JojoTorre): “un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole y sólo critican a quien envidian!(sic)”.

Paulina aseguró a la citada revista que ya aprendió a ser responsable.

“En esta etapa aprendí a ser responsable, comprensiva con los demás, humilde, fuerte, pero sobre todo, aprendí lo importante que es el amor, que nunca faltó en nuestra casa”.

También en días pasados la primera dama de México, Angélica Rivera, aprovechó la inauguración del Centro de Atención Integral a Personas con Discapacidad Visual de Puebla, para marcar su despedida del gobierno. Aun cuando nunca ocupó un cargo en la función pública, ni quiso asumir el voluntariado del Sistema DIF, aseguró estar satisfecha por haber trabajado para los mexicanos.

“Ha sido un gran honor y una experiencia maravillosa”, exclamó.

Protagonista de escándalos, recientemente La Gaviota (apodo con el que se le conoce a la primera dama por sus participaciones en telenovelas) fue exhibida por el periodista Francisco Cobos, cuando la mujer y sus hijas desayunaban en la terraza de una zona exclusiva de París, en el exclusivo restaurante L’ Avenue.