El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, iniciará su gobierno con los estragos económicos que la actual administración dejará. Este miércoles, el Banco de México (Banxico) anunció su previsión para el 2019, en la que contempla desaceleración económica e inflación.

Así, la institución recortó su pronóstico del Producto Interno Bruto para el siguiente año a un rango entre 1.8 y 2.8 por ciento, cuando previamente había previsto 2.2 y 3.2 por ciento, según el informe trimestral del segundo trimestre.

Además, para este año recortó la parte superior de su rango, al establecerla en 2%-2.6%, con respecto al 2%-3% que había estimado previamente.

El recorte a sus previsiones del PIB se debe, principalmente, a la contracción del 0.2 por ciento de la economía en el segundo trimestre del año, debido a una baja en las actividades agropecuarias e industriales.

“En el segundo trimestre de 2018, la actividad económica presentó una contracción, derivada de retrocesos en las actividades primarias y secundarias, así como de una pérdida de dinamismo de los servicios ”, declaró el gobernador de Banxico, Alejandro Díaz de León, en una conferencia de prensa donde presentó las nuevas cifras.

Sobre la inflación, Banxico revisó sus previsiones para el cierre de año, pues en 2018 el pronóstico pasó de 3.8 a 4.2 por ciento, mientras que para 2019 la modificación fue de 3.1 por ciento del informe anterior a 3.3 por ciento en el más reciente.

La institución además adelantó que los mayores incrementos a los anticipados en los precios de los energéticos provocarán que el indicador se retrase en converger en la meta de 3 por ciento +/- un punto porcentual.

“Se prevé que la inflación general se aproxime durante el resto del año y en 2019 hacia el objetivo de 3%, ubicándose durante el primer semestre de 2020 alrededor de dicho objetivo. La revisión al alza se explica por una mayor contribución esperada de los energéticos”, detalló en el documento.

Sobre el empleo, Banxico disminuyó levemente su pronóstico para este año con un estimado de entre 670 y 770 mil nuevos trabajos registrados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), respectro a los 680-780 mil contemplados previamente.

Para el siguiente año se estima una creación de entre 670 y 770 mil nuevos empleos, respecto al pronóstico de 690-790 mil.

López Obrador asumirá su cargo como Presidente de México el próximo 1 de diciembre, fecha que pertenece al último trimestre del año. Para este lapso la institución elevó su pronóstico de inflación a una tasa general de 4.2 por ciento anual, desde un 3.8 anterior. Así, el próximo gobierno iniciará funciones con la inflación por encima de la meta del banco central.

Se estima también que, hacia el cierre del cuarto trimestre de 2019, la inflación termine en 3.3 por ciento, desde un previo de 3.1.

“Se prevé que la trayectoria de convergencia de la inflación general hacia su meta se vea arrastrada, fundamentalmente, por el comportamiento de la inflación subyacente”, puntualizó el Banco Central.