Por: Redacción (@revistapolemon)

24 de julio 2018.- En México, un promedio de 3.1 menores de edad son asesinados al día. Así lo indicó el representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en México, Christian Skoog.

Las cifras son alarmantes:

  • Entre 2006 y 2016 han sido reportados casi 7 mil desaparecidos que no han sido localizados.
  • Uno de cada tres menores dice sufrir agresiones en la escuela.
  • De los países que pertenecen a la Organización para Cooperación y el Desarrollo Económicos, México ocupa el primer lugar en casos de violencia y abuso sexual a niñas, según declaró Ricardo Bucio Mújica, secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna).

Las desapariciones de los menores de edad están relacionados con el crimen organizado, aunque también hay algunos ligados a “situaciones no resueltas de conflictos familiares, es decir, la mediación en este ámbito es un tema de protección integral para los niños, tan fuerte como el de seguridad pública”.

Señaló que los estados del país donde los menores sufren mayor violencia son Guanajuato, Tamaulipas, Quintana Roo y Tlaxcala donde existe carencia de recursos para la atención de niños y adolescentes. El grupo poblacional de cero a cinco años es al que menos dinero se le asigna.

Además hizo un llamado a los gobiernos de todos los niveles para que se comprometan con esta población, pues son más de 13 millones de personas, entre los 12 y los 17 años, los que “son vistos desde la política pública como un tema de conflicto”, quienes no reciben iniciativas de desarrollo ni crecimiento claro.

También dijo que una vez que Andrés Manuel López Obrador reciba su constancia de Presidente electo, dialogará con su equipo para dar inicio a la transición. Resaltó los apoyos que se les entregan a los jóvenes, pero tienen que ser integrales.

Skoog señaló la importancia de empezar por erradicar los casos de violencia en los hogares, mientras que la titular de la Unidad de Desarrollo e Integración Institucional de la Comisión, Mireya Barbosa, dijo que la violencia en los niños y adolescentes aumenta los factores de riesgo, les limita el acceso a la educación y perjudica su salud, pero sobre todo su bienestar general.

La Red Nacional de Adolescentes se inauguró con la participación de la Unicef, el Sepinna y la Comisión Nacional de Seguridad. En ella, 47 jóvenes de diferentes estados elaborarán propuestas que ayuden a atender la violencia en ese sector.