Durante los seis años que Enrique Peña Nieto fue Presidente de México, -y con Carlos Romero Deschamps como líder del sindicato petrolero- las tomas clandestinas para robo de combustible alcanzaron una cifra récord de 41 mil 692 ductos, es decir, 725.42 por ciento más de las que se registraron durante el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, donde se reportaron 5 mil 51.

Según los registros de Petróleos Mexicanos (Pemex), en 2013 se reportaron 2 mil 627 ductos ilegales; en 2014 había 3 mil 674 y, en 2015, la cifra había alcanzado las 5 mil 574 tomas clandestinas.

En 2016 se habían reportado 6 mil 873 ductos ilegales y en 2017 la cifra alcanzó un nuevo récord al llegar a 10 mil 363 tomas clandestinas.

Además, entre enero y octubre de este 2018 sumaron en total 12 mil 581 reportes, aunque la cifra todavía podría aumentar y presentar un nuevo máximo al cerrar el año.

El reporte de tomas clandestinas de Pemex indica que el fenómeno del “huachicoleo” se ha extendido por 25 estados de México.

En los primeros ocho meses de este año, las entidades con el mayor número de reportes fueron:

  • Puebla (1,815)
  • Hidalgo (1,726)
  • Guanajuato (1,547)
  • Veracruz (1,338)
  • Estado de México (1,268)
  • Jalisco (1,263)
  • Tamaulipas (1,084)

El Presidente, Andrés Manuel López Obrador, explicó en conferencia de prensa que, tan sólo en 2017, el saqueo a Pemex representó una pérdida de 60 mil millones de pesos y aprovechó para presentar un plan conjunto en el que 15 dependencias trabajarán para combatir este delito.

Añadió que en 2017 fueron robadas más de 600 pipas de combustible diario, cada una de ellas con capacidad de 15 mil litros.

Por su parte, el director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, explicó que el promedio diario de robo de combustible en 2016 fue aproximadamente de 26 mil barriles; en 2017 arriba de 43 mil barriles diarios y, durante 2018, cerca de 58 mil 200 barriles diarios.

Esto significa, agregó, que para el 2016 se perdieron más de 30 mil millones de pesos; en 2017, 50 mil 100 millones de pesos y durante este año 66 mil 300 millones de pesos.

 

Durante lo que va de diciembre, y del gobierno de López Obrador, la incidencia de este delito presenta una disminución de 17.4 por ciento en comparación con el mes anterior, según cifras de un reporte presentado por el titular de la petrolera.

Corrupción dentro de Pemex

SinEmbargo indica que el robo de combustible se ha vuelto una jugosa actividad dentro del negocio del crimen organizado, donde también está involucrado personal de la petrolera mexicana.

Según registros de Pemex, durante las administraciones de Emilio Lozoya Austin (2012-2016), José Antonio González Anaya (2016-2017) y Carlos Treviño Medina (2017 al 2 de diciembre de 2018), este delito aumentó.

Emilio Lozoya Austin. Foto: Especial

En su conferencia de prensa del pasado jueves, López Obrador explicó que únicamente el 20 por ciento de los combustibles que se roban a Pemex es por medio de “ordeña” de pipas y que el resto es “de arriba”, es decir, desde adentro mismo del Gobierno. Calificó a la ordeña de ser “sólo una pantalla”.

“Hay información de que en algunas áreas no podía entrar Pemex, la autoridad. Eran áreas reservadas, o estaban conducidas o administradas por trabajadores sindicalizaos. Eso ya se resolvió. Se les informó que Pemex y el Gobierno federal iban a cuidar instalaciones estratégicas”, respondió AMLO al cuestionamiento sobre si el sindicato de Deschamps participaba o participa en el robo.

La periodista Ana Lilia Pérez, autora del libro “El Cártel Negro. ¿Cómo el crimen organizado se ha apoderado de Pemex”, dijo en entrevista con Aristegui Noticias que el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana ha protegido el robo de hidrocarburos por muchos años.

Añadió que desde que comenzó el robo de combustible a gran escala dentro de Pemex hay trabajadores sindicalizados involucrados y líderes sindicales locales que han protegido el robo de combustible.

“Esto ha sido acreditado, investigado y archivado por las contralorías internas en Petróleos Mexicanos, y es muy importante que se ponga el ojo en estos trabajadores y en cómo el sindicato ha protegido el robo de combustible por muchos años”, dijo.

Sindicato de Deschamps en la mira

Anteriormente, el sindicato dirigido por el priísta Carlos Romero Deschamps ya había sido relacionado con prácticas ilegales. En el 2000, por ejemplo, fue acusado por el caso Pemexgate, en el que se desvió mil 500 millones de pesos de Pemex hacia el gremio.

De esa cifra, 500 millones se utilizaron para apoyar a Francisco Labastida Ochoa, entonces candidato a la Presidencia por el PRI, según revelaron investigaciones de la Procuraduría General de la República (PGR). Por este caso, el Revolucionario Institucional pagó una multa de mil millones de pesos.

SinEmbargo recuerda que la prensa estadounidense también ha reportado varias veces la colusión de Pemex y los ladrones de combustible.

En septiembre pasado, la revista Rolling Stone reveló que el Cártel del Golfo controla el robo de hidrocarburos, así como las importaciones y exportaciones de petróleo y gas natural en el cruce fronterizo entre México y Estados Unidos, gracias a la complicidad entre cuerpos policiales, funcionarios de Pemex y empresarios de ambos lados de la frontera.

Foto: Artemio Guerra Baz / Cuartoscuro

El actual director de Pemex, Octavio Romero Oropeza, dijo que el pasado 20 de diciembre se inició el plan conjunto del gobierno de la República para combatir el robo de hidrocarburos, por lo que se intervino el sistema de monitoreo y se removieron algunos funcionarios de Pemex.

“El día 20 hubo remoción de funcionarios, ceses que están puestos a disposición del órgano de control y de las autoridades”, declaró en la conferencia matutina del jueves.

Durante el gobierno de Peña Nieto, el robo de combustible no fue el único problema que debió enfrentar la petrolera, sino que también cayó en una crisis histórica, aún con la implementación de la Reforma Energética.

Así, Pemex pasó seis años consecutivos produciendo menos gasolina, diesel y gas natural, por lo que el país termino con una mayor dependencia energética.