El ex director de Petróleos Mexicanos, Emilio Lozoya Austin, ganó tiempo en su lucha por no ser investigado y encarcelado por el caso Odebrecht.

Sandra Leticia Robledo Magaña, Juez Primero de Distrito en Amparo Penal de la CDMX, le prohibió a la Procuraduría General de la República solicitar una orden de aprehensión en contra de Lozoya por su presunta participación en los delitos de corrupción y lavado de dinero.

“Se concede la suspensión definitiva para el único efecto de que las cosas permanezcan en el estado en que se encuentra la carpeta de investigación FED/SEIDF/CGI-CDMX/117/2017 y no se determine en definitiva la investigación inicial, si ésta no se ha judicializado; y hasta en tanto se notifique a la responsable la resolución que recaiga en el fondo del juicio de amparo”, resolvió la juez.

Emilio Lozoya. Foto: Especial

Así, con esta suspensión definitiva, Lozoya seguirá eludiendo cualquier tipo de captura, justo antes de que un tribunal colegiado determinara si otra suspensión definitiva que se le concedió en noviembre pasado, continuaba vigente.

La PGR investiga a Lozoya por presuntamente haber cobrado sobornos de 10 millones de dólares a la empresa brasileña a cambio de asignarle la obra de la Refinería de Tula, por 115 millones de dólares.

De acuerdo con una investigación realizada por Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), la constructora Odebrecht financió ilegalmente con 3 millones 140 mil dólares (40 millones de pesos), la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto en 2012, a través de transferencias bancarias a una empresa en Islas Vírgenes, ligada a Emilio Lozoya Austin, en ese entonces coordinador de Vinculación Internacional en la campaña del candidato priista.

Enrique Peña Nieto y el ex director de Pemex, Emilio Lozoya Austin

El dinero fue enviado en plena campaña presidencial, mediante siete transferencias a la cuenta de Latin American Asia Capital Holding -vinculada a Lozoya Austin- a través de la cuenta 244006 del Meinl Bank de Antigua, a nombre de la compañía ‘fachada’ Innovation Research Engineering and Development Ltd. (IRED), utilizada por Odebrecht para sobornar a políticos latinoamericanos.

El ex director de Odebrecht en México, Luis Alberto Meneses Weyll, se reunió en marzo de 2012 con Emilio Lozoya y en ese encuentro el integrante de la campaña presidencial de Peña Nieto, le solicitó 5 millones de dólares como pago por haber ayudado a que la empresa asentara su base de operaciones en Veracruz.

Ante esta situación, la empresa Odebrecht aceptó pagarle el soborno por 4 millones de dólares y según su ex director, lo hizo porque Lozoya ya se perfilaba como un influyente funcionario en el próximo gobierno a cargo de Peña Nieto.

Marcelo Odebrecht y Enrique Peña Nieto. Foto: Especial

“A principios de 2012, constaté que Emilio Lozoya había alcanzado una posición destacada en el PRI, que disputaba las elecciones presidenciales de julio de 2012, cuyo candidato era el favorito en las encuestas electorales. Lozoya se había convertido en uno de los líderes del comité de campaña, por lo que probablemente se convertiría en una persona influyente en la administración pública del país”, declaró Weyll a los fiscales brasileños, según el diario O’Globo.

Tras obtener la Presidencia de México, Enrique Peña Nieto designó a Emilio Lozoya Austin como director de Pemex y desde ese cargo, negoció otros 6 millones de dólares en sobornos, a cambio de obras de la empresa Odebrecht en Tula.