Como si se tratara de una clase magistral de periodismo, hoy Andrés Manuel López Obrador desmenuzó una nota de El Universal para evidenciar que dicho diario no había criticado la compra del avión presidencial.

Todo sucedió en la mañanera del martes, cuando el Presidente afirmó que los medios no habían criticado la aprobación de la adquisición del avión presidencial por parte de Felipe Calderón en 2012.

Dijo el mandatario ayer: “Compran el avión, usan el avión, ningún periódico dice nada. Vayan a las hemerotecas y si encuentran algo sobre eso, me lo traen, a ver si El Universal publicó algo cuando compraron el avión, alguna foto o algo”.

Hoy, el reportero de El Universal, con la clara intención de evidenciar que el diario donde labora sí habían criticado la compra del avión presidencial, tomó la palabra y comenzó a hablar con el tono de quien quiere evidenciar que AMLO se equivocó:

Solamente para compartirle y hacer la precisión. Usted ayer mencionaba que no había ninguna voz cuando se compró el avión presidencial. Hicimos una revisión en la hemeroteca, y encontramos la primera plana de El Universal de julio de 2012, donde se da cuenta de la venta del avión, del financiamiento.

AMLO, pronto, pidió que le enseñaran la primera plana. Y sonrió: “A ver a ver, pásame, porque es interesantísimo eso”.

El reportero, como quien se piensa ya ganador, continuó hablando: “En ese entonces se calculaba que el avión podía costar hasta 10 mil millones de pesos y el financiamiento con Banobras”. Y con un tono de quien quiere mostrar la humildad del “buen ganador”, concluyó: “solamente para dejar constancia”.

El reportero pensaba que ya estaba ganada la batalla, pero AMLO, emocionado, dijo “No podemos subir esto a la pantalla, porque es muy interesante esto”.

Y fue ahí que comenzó a observar la portada y después dio una clase de cómo analizar las notas periodísticas.

Primero, estableció la fecha: 30 de julio de 2012, esto es, después de haber “ganado” Enrique Peña Nieto la Presidencia: “Lo compra Calderón después de la elección del 12, pasando la elección [presidencial]”.

Ya entrado en el análisis de la nota, indica: “A ver si hay un cuestionamiento [en la nota] o es nada más la información. Porque eso sucedió, se dio a conocer, pero no era algo malo, era algo bueno”.

Entonces, para desmenuzar la nota, le pidió a Jesús Ramírez que lo leyera: “A ver, por qué no lees la nota”.

Conforme iba leyendo la nota el encargado de comunicación de la Presidencia, AMLO explicaba: la nota afirmaba que se pretendía usar para “giras internacionales”, y AMLO indicó: “No se usó para giras internacionales, muy poco. Iban a Oaxaca, a Guadalajara. Que es uno de los cuestionamientos, ese avión tenía que usarse para giras internacionales, para volar en promedio cinco horas. Estaba sobrado. Además, era un exceso levantarlo y volverlo [a tierra]”.

AMLO se burló que en la nota se menciona que el avión no lo usaría Calderón, sino Enrique Peña Nieto: “O sea, es para la próxima administración, se le entrega al nuevo monarca sexenal”.

Jesús Ramírez leía: “Será un avión único en el mundo y el gobierno de México se convertirá en su primer usuario”, y AMLO entonces resaltó: “único en el mundo”, y explicó que por eso hoy ha sido muy complicado venderlo.

Posteriormente, en un tono de completo sarcasmo, dijo sobre una información que mencionaba la nota, donde se afirmaba que las flotas anteriores ya no servían: “Ya estaban convertidas en chatarra, y había que tener uno nuevo, y grandote, porque se pudo haber comprado uno más pequeño”.

Así, Andrés Manuel fue, párrafo por párrafo, desmenuzando una nota donde sólo hubo información oficial, y donde se dio a entender que la compra del avión presidencial era necesarísima para el país.

Sí, una clase de periodismo en plena mañanera.