A los niños de mi generación, una revista de muñequitos nos enseñó cómo se comportan los tiburones. Las aventuras de Chanoc tenía 32 páginas a colores, salía los viernes, costaba un peso y narraba la vida de Ixtac, un puerto imaginario en el Golfo de México, donde un joven pescador, acompañado siempre de su abuelo, el taimado y simpático Tzekub Baloyán, realizaba divertidas hazañas en altamar y en tierra firme.

Chanoc no era sólo un medio para entretener a los chicos, era también una suerte de velada parodia política y por sus páginas, entre el farero Patalarga (que tenía una pierna de palo), y los caníbales Puk y Zuk, podía aparecer de repente “el sabio Monsiváis”, en el campo de beisbol donde los partidos eran una delicia de juegos verbales.

Por Chanoc supe primero –y después lo comprobé en persona cuando mi papá me llevaba a pescar– que los tiburones enloquecen al reconocer el olor de la sangre porque les informa que en algún lugar cercano hay carne fresca.

En altamar, frente a la costa de Acapulco, me tocó ver cómo un pez vela que batalló más de una hora hundiéndose en el agua y saltando en la superficie, terminó entregándose y se dejó arrastrar hasta el yate de lujo, donde uno de los marineros lo remató de un porrazo antes de izarlo y ponerlo sobre la cubierta de popa.

Lo que más me impresionó fue que en cuanto el garrote le partió la cabeza, el pez vela, todavía en el agua, empezó a sangrar y, en menos de cinco minutos, estábamos rodeados por quién sabrá cuántos tiburones hambrientos y listos para atacar a todo lo que se moviera, motivo por el cual el yate del patrón de mi papá se dio a la fuga.

Estos recuerdos me asaltaron al ver las fotografías, divulgadas en las redes, que alguien le tomó al ex candidato del Partido Verde Ecologista a la alcaldía de Acapulco, Joaquín “Jacko” Badillo. En ellas aparecen en la cubierta de otro yate de lujo, dos enormes peces vela, 22 jóvenes tiburones, dos niños, Jacko  y un hombre.

Jacko Badillo. Foto: Twitter

Jacko Badillo. Foto: Twitter

Ahora que organismos defensores de derechos humanos solicitan que se le haga una nueva autopsia a Julio César Mondragón Fontes –el normalista de Ayotzinapa al que le arrancaron la cara en Iguala el 26 de septiembre del año pasado– porque la primera autopsia consignó que “tenía las pupilas dilatadas”, pese a que el mundo entero pudo contemplar su cráneo sin ojos…

Ahora que los expertos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos  han denunciado que la PGR de Jesús Murillo Karam no incorporó al expediente la ropa de los 43 muchachitos encontrada en un autobús en Iguala, la misma noche que los agentes del gobierno de Peña Nieto los desaparecieron…

Ahora que al procurador del DF se le cayó el cuento de que un franelero, un viene viene y un violador ex convicto llegaron en sus coches propios a torturar con un tubo y un pelalapapas y a rematar con una pistola de 9 mm (equipada con silencidaor) a las cinco personas asesinadas el 31 de julio en Narvarte…

Ahora que en la Cámara de Diputados los perredistas Fernando Belaunzarán y Miguel Raya presentaron una iniciativa mal hecha a propósito para pedir que sea sometido a juicio político “Javier Duarte Ochoa”, y de tal modo evitar que la acción de la ley recaiga en Javier Duarte de Ochoa, como se llama oficialmente el carnicero gobernador veracruzano..

Ahora que una niña y dos niños –de entre 9 y 13 años de edad– fueron detenidos cuando trataban de asaltar a un transeúnte con una pistola de juguete, en la misma ciudad de México que el regente Miguel Ángel Mancera pretende entregar al PRI…

Ahora que el retraso mental agudo de Peña Nieto vuelve a manifestarse en las redes –no en los periódicos ni en el radio, muchos menos en la televisión– con un tuit que muestra los calcetines que utilizó el sábado para correr en Chapultepec, a fin de probarle al país y al mundo que no se los puso al revés…

Ahora que Felipe Calderón y Margarita Zavala compraron la dirección del PAN a favor de Ricardo Anaya para que Bloody Lady asegure su candidatura presidencial en 2018… Ahora que los Chuchos impondrán al frente del PRD a Belaunzarán, el “mejor diputado del trienio” según el derechista periódico Reforma…

Ahora que los maestros de la sección XXII de la CNTE decidieron aceptar la propuesta de AMLO para luchar unidos a Morena contra la reforma deseducativa en Oaxaca… Ahora que el EZLN, más autoaislado que nunca, sufre el asedio paramilitar en el corazón de la selva, como anticipo de la llegada de las empresas que entrarán a saco para extraer petróleo y uranio…

Partido Verde

Ahora que siete de los once consejeros del INE dejaron claramente asentado que las elecciones de 2018 las ganará el partido que viole la ley en forma grave, sistemática y reiterada como lo hizo el Verde en 2015…

Ahora que el desprestigio internacional del gobierno mexicano es gigantesco, y los dueños de todo compran 400 millones de dólares al día saqueando las reservas del Banco de México, mientras Videgaray y Carstens están pasmados…

Ahora que la palabra “ejecutaron” es la que más se repite en las redes sociales, y en el estado de Guerrero hay 10 asesinatos diariamente en promedio, y las desapariciones de niños y mujeres jóvenes se suceden con una velocidad catastrófica en todo el país, tal vez convenga explicar cómo Jacko Badillo masacró 22 tiburones en presencia de sus pequeños y agraciados hijos…

O tal vez mejor, simplemente, debemos contentarnos con imaginar el baño de sangre en torno de su yate, los anzuelos que sus tripulantes lanzaban al agua para capturar peces desquiciados, y la excitación del ex candidato Verde Ecologista que matando fauna silvestre desahogó la frustración de su derrota y transmitió un mensaje de horror, de impunidad y de muerte a sus inocentes herederos, para que de grandes sean como Jorge Emilio González Martínez, el Chapo Verde, líder del cártel de las drogas lícitas que venden sus tíos, los dueños de casi todas las farmacias de México.