El grupo parlamentario de Morena en Jalisco presentó este lunes una denuncia por “hechos posiblemente constitutivos de delito” ante la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción y la Auditoría Superior de la Federación (ASF)  relacionados con la licitación del programa  “A Toda Máquina”, consistente en un arrendamiento para maquinaria agrícola por más de 3 mil 634 millones de pesos.

El monto equivale a casi la tercera parte del presupuesto de egresos aprobado por el municipio de Guadalajara para el ejercicio fiscal del 2019 y supera por mucho a municipios del interior de Jalisco que no alcanzan ni siquiera los 200 millones de pesos, como Ameca, que este año sólo dispone de 190 millones de pesos.

Enrique Alfaro Ramírez al centro. Foto: Especial.

Para llevar a cabo la adjudicación de ese arrendamiento, el Gobierno de Jalisco comprometió sus finanzas durante los próximos cinco años, etiquetando en cada ejercicio fiscal una partida para pagarle al dueño de la empresa, Guillermo Romo. 

Los legisladores de Morena consideran que la investigación debe ser absorbida por la Federación, ya que los recursos que se aplican en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER) provienen del presupuesto federal.

La coordinadora de los diputados de Morena, Erika Pérez García, declaró que las denuncias son por presuntos hechos delictivos y de corrupción cometidos por Enrique Alfaro y al menos seis funcionarios más, entre ellos: Luis Arturo López Sahagún, presidente del Comité de Adquisiciones; Raymundo Andrade Beltrán, secretario técnico del Comité de Adquisiciones; Roberto Navarro Arias, representante de la Contraloría Estatal en el Comité de Adquisiciones; Rodolfo Espinoza Preciado, director de Recursos Materiales y Financieros de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER); Agustín de la Fuente, director administrativo de SADER y en contra de Carlos Salinas Osornio, funcionario de SADER, además de los ciudadanos Guillermo Romo Romero y Jorge Salinas Osornio trabajador de la empresa Servicios Mega.

Enrique Alfaro, acompañado de Guillermo Romo (al centro). Foto: Especial.

La fracción morenista presentó hace tres meses una denuncia ante la Fiscalía Especializada en el Combate a la Corrupción local, por hechos que la ley señala como delitos por “actos de corrupción cometidos en perjuicio del patrimonio del Estado realizados por servidores públicos, entre ellos en gobernador de la entidad y particulares”, sin embargo la denuncia no ha presentado avances en la investigación, pues dicho organismo es controlado por el propio gobernador de Jalisco.

El Diario NTR en la entidad de Jalisco  destapó la presunta corrupción del arrendamiento de maquinaria, que ha involucrado al gobernador en un escándalo de proporciones mayúsculas. Para empezar, el propietario de la empresa ganadora de la licitación, Guillermo Romo Romero, compró los boletos de acceso con los que Alfaro Ramírez pudo disfrutar  —en su compañía— de un partido  el pasado mes de febrero en el Stapples Center de Los Ángeles  entre los Lakers y los Pelicans de Nueva Orleáns.

Por si fuera poco, Romo Romero es compadre del propietario de la otra empresa que cumplió con los requisitos para participar, en lo que aparenta ser una competencia simulada.  

En lugar de responder debidamente a los señalamientos, el mandatario jalisciense ha optado por hacerse el ofendido, descalificar y hacer rabietas en contra de los periodistas que encabezaron la investigación.

“Yo no contesto mentiras, esa va a ser mi posición hoy y todo el sexenio. Cada medio es responsable, yo no me voy a meter ni a criticar a nadie, cada quien su responsabilidad”, dijo el pasado mes de abril cuando se le abordó tras culminar un evento de su agenda. 

“Nada más yo les digo una cosa: durante muchos años he hecho una carrera política y ningún periodiquito va a inventarme una historia de corrupción, despreocúpense, no hay nada que esconder”, añadió.

Enrique Alfaro captado en primera fila durante su asistencia al juego. Foto: Captura de pantalla.

El dirigente estatal de Morena, Hugo Rodríguez, manifestó que el Gobierno ha estado “bloqueando” la transparencia respecto al programa “A Toda Máquina”, por lo que hizo un llamado a la Contraloría, a la Fiscalía Anticorrupción y a Control Interno del Congreso para que “tomen cartas en el asunto y sancionen a los malos servidores públicos”.

“No se puede hacer un seguimiento del asunto de ‘A toda máquina’, porque a toda máquina están tapando la transparencia y bloqueando toda la información que surja de ese asunto (…) se están presentando recursos de revisión para comprobar que el boletín que se emitió a nombre de la contraloría del estado, no fue emitido por la contralora Teresa Brito”, señaló el dirigente.