Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

I

24 de julio de 2018.- Están descontrolados. No saben cómo ni por dónde.

Primero fue el golpe del fideicomiso. En el INE pensaron: estos se van a quedar calladitos, al cabo ya ganaron.

Y nada de callados. Se evidenció el cinismo de los consejeros, el trabajo mal hecho, las formas, la no investigación, la mala leche.

Ahora, el vocero de facto del grupo de consejeros anti-Morena, Ciro Murayama, escribe artículos diciendo que ellos solamente hacen su trabajo y que por realizar su trabajo bien, son atacados y vilipendiados…

La cuestión es que fueron cínicos, actuaron mal y deberían, por el bien no de ellos sino del propio INE, retirar la multa y ofrecer una disculpa. Una sentida disculpa.

No lo harán, pero deberían.

Ahora bien, había quien ya comenzaba, con esa cosa del fideicomiso y de la multa a pensar: “y si anulamos la elección”. Se les encendió el foco: “¿y si el tribunal electoral da la sorpresa y con argumentos leguleyos dice que, aunque haya ganado AMLO, no gana porque “hizo trampa”?”

Mandaron a algunos columnistas a tantear el asunto.

La cuestión es que ayer, a los que estaban pensando en esa posibilidad, se les vino abajo el teatro. Donald Trump dijo que AMLO esa una “persona estupenda”, y que pretende trabajar con él para el bien tanto de Estados Unidos como de México. ¿Se debe interpertar eso como un apoyo? ¿Fue coincidencia? ¿Qué pasó?

Sea lo que sea, la intención de echar atrás la elección, que era muy pero muy pero muy improbable, ahora, con esto, es inexistente.

Por eso, andan destanteado los que pretenden descarrillar a AMLO desde antes que tome posesión de presidente. No saben cómo, por dónde.

II

En Puebla el PAN está haciendo trampa. Su fraude es enorme y cada día que pasa se demuestra: se ve más claro.

Hasta ayer, ningún panista había dicho algo al respecto, ninguno habría mostrado preocupación por la situación de Puebla. Javier Corral fue el primero: dijo que el futuro del PAN pasa por saber qué pasó realmente en Puebla y, si hay “práctica antidemocrática”, se debería deslindar el partido.

Más que una preocupación por la democracia, el mensaje de Corral es una estrategia para él y su grupo hacerse del control del PAN. Y si para ello se le golpea a Rafael Moreno Valle, pues habrá que hacerlo. Y es que Acción Nacional, hoy, es un barco a la deriva que está a punto del naufragio.