En marzo de 2015 el programa de radio de la periodista Carmen Aristegui transmitido en MVS fue cesado. Ella y su equipo acusaron que el motivo era censura por haber transmitido varios reportajes relacionados con funcionarios públicos del gobierno de Enrique Peña Nieto.

Por su parte, MVS alegó que la terminación del contrato se debía a una serie de exigencias y litigios en materia de derechos de autor.

Este martes, Javier Tejado Dondé publicó en su columna de El Universal que, con información publicada recientemente por la Secretaría de la Función Pública (SFP) y, tras acceder a reportes de la Securities and Exchange Commission de Estados Unidos (SEC), hay pruebas que permitirían pensar que, tal y como varios periodistas independientes cercanos a Aristegui lo anunciaron, “se trató de un acto de censura oficial bien retribuido”.

Tejado Dondé señala que luego de que Aristegui fuera despedida de MVS, la empresa logró concretar varias operaciones vinculadas a entidades gubernamentales con un importante valor comercial, aunque de valor inusual y relacionadas a recursos públicos.

Dichas operaciones, además, no habían sido autorizadas por ningún otro gobierno anterior. De hecho, explica Tejado, los gobiernos de Ernesto Zedillo, Vicente Fox y Felipe Calderón habían frenado las mismas, al considerar que lo solicitado equivaldría a lucrar de forma indebida con bienes del dominio público.

Lo que MVS logró le permitió incrementar sus recursos por tres vías:

  1. Se les asignó una millonaria pauta de publicidad oficial del Gobierno Federal mucho mayor a la que recibían cuando la periodista trabajaba para ellos.Antes de que Carmen Aristegui fuera despedida, MVS recibía 62 millones de pesos anuales por parte del Gobierno Federal y, una vez que se fue, tuvieron un incremento del 130 por ciento (a partir de abril de 2015 recibieron 114.6 millones; en 2016, 150 millones; en 2017, 139 millones y en 2018 otros 176.4 millones, de acuerdo con la SFP).Según esta información, ningún otro grupo de radio incrementó sus ingresos de la misma manera que MVS lo hizo en esos cuatro años. En segundo lugar se posicionó Radio Fórmula, pero éste apenas creció 30 por ciento en cuatro años.
  2. MVS utilizó por un tiempo el espectro radioeléctrico de la banda 2.5 GHz para su servicio de televisión de paga MasTV, pero lo dejó de usar cuando migró a sus suscriptores al sistema satelital Dish.Desde 2008, la Cofetel intentó recuperar este espectro pues la banda estaba en desuso y tenía muy pocos usuarios, pero no tuvo éxito. No obstante en noviembre de 2016 MVS anunció la venta del mismo a América Móvil, lo cual se concretó en 2017, por 5 mil 305 millones de pesos.Así, MVS logró lo que nunca antes había autorizado un gobierno: quedarse con un espectro sin uso, especular con él y luego revenderlo sin ninguna ganancia para el Estado mexicano.
  3. La Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) había otorgado desde 2000 dos concesiones para dar televisión de paga en el Valle de México mediante la banda UHF. Una de estas concesiones fue para Cablevisión de Televisa y la otra acabó siento para MVS.

    Foto: Félix Márquez / Cuartoscuro

    A ambas se les prohibió ser utilizadas para transmitir televisión abierta y, por ese motivo, Cablevisión perdió interés y dejó la concesión en 2010.

    Por su parte, MVS consiguió que se le permitiera transmitir en TV abierta, aumentando su valor a 426 millones de pesos, según la última licitación.

Entonces, la suma de prebendas relacionadas con recursos públicos supera los 6 mil millones de pesos, misma que se obtuvo después de la salida de Aristegui de MVS.

Al respecto, la empresa ha negado todo tipo de relación entre la salida de la periodista y sus ingresos extraordinarios. Incluso, un vocero de MVS declaró que “en el sexenio de Enrique Peña Nieto fue cuando más cruentas batallas (legales) tuvimos”.

Tejado Dondé escribe que la empresa incluso podría argumentar que las decisiones involucraron al gobierno federal, al Poder Judicial Federal y a un órgano autónomo: el Instituto Federal de Telecomunicaciones.

“Pero de expedientes judiciales revisados se desprende que nunca se ordena que pudieran conservar la valiosa banda de 2.5 GHz (y mucho menos venderla). Y tampoco que se ordenara les dieran TV abierta en el Valle de México”, indicó.

Con la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia, se ha establecido un nuevo marco legal que fomenta criterios de transparencia y eficiencia en la contratación gubernamental.