Era un secreto a voces. Todos lo sabían pero nadie lo hacía público. Hasta que la bomba explotó: el despido de un técnico reveló que tanto futbolistas como directores técnicos en el futbol mexicano se arreglan con los clubes mediante “contratos dobles” para evadir impuestos.

Todo comenzó con una declaración del vicepresidente deportivo de Veracruz, Mario Trejo, en la que aceptó que el entrenador Guillermo Vázquez Jr. (quien había renunciado horas antes) tenía dos contratos laborales con el club. Y no sólo eso, dijo que él no era el único en esa situación, pues bajo ese mismo esquema ilegal han sido contratados otros jugadores tanto en el Veracruz como en otros clubes.

“Hay dobles contratos, sí, sí los hay, y ahora el tema es Veracruz, pero habría que ver en otros lados, en otros lados también hay situaciones y hay otras cosas”, justificó el directivo en entrevista con ESPN.

Vía telefónica con Reforma, Trejo abundó: “que ellos tengan un arreglo con la presencia de otra contratación, que no tiene nada de irregular, diciendo que son falsos, no, se arreglan de esa manera como puede haber de otra forma, puede haber un acuerdo verbal, un pago con depósito, un pago con un convenio u otro contrato con otra firma deportiva”.

Mario Trejo, director deportivo de Veracruz. Foto: Especial

Y remató: “¿en qué reglamentación está el que no puedas tener un convenio con un club y a la vez con una firma deportiva y a la vez con una empresa privada de manejo de imagen? Entonces no sé por qué tanto barullo”.

Por si fuera poco, el dueño del Veracruz y todavía diputado federal por el PRI, Fidel Kuri Grajales, apareció en una entrevista televisiva para negar que a “Memo” Vázquez se le adeude dinero y ventiló que el entrenador aceptó dirigir sólo con un acuerdo de palabra, sin tener un contrato firmado.

“No se le debe nada a nadie, mañana me voy a Italia con el dinero de Memo Vázquez”, dijo Kuri en un tono burlón, calificando al técnico de “mandilón” y acusándolo de estar traumado por perder una final ante el América.

Sin embargo, Guillermo Vázquez aseguró la noche del martes en entrevista con la cadena ESPN que se vio obligado a renunciar al Veracruz porque la directiva no cumplió con el pago de los salarios y al no tener contrato, pasó meses sin cobrar: “el problema empezó cuando no tuvimos un contrato y pasaban los meses sin que cobráramos”.

La revelación de este esquema ilegal de contratación en la Liga Mx generó una serie de reacciones. El presidente de Atlas, Gustavo Guzmán, quien también forma parte del Comité de Desarrollo Deportivo de la Federación Mexicana de Futbol, propuso que el Sistema de Administración Tributaria (SAT) se involucrara en el tema para evitar esta práctica en el futbol mexicano.

“En la industria del futbol se habla de cifras negras. Creo que debe regularizarse un solo contrato y viene un tema de trabajo: que el SAT nos ayude con un régimen especial para el pago de impuestos de los jugadores”, expresó Guzmán.

Mientras el presidente del Atlas emitía una postura sobre el escándalo y presumía que en su equipo no sucedía eso, el ahora lateral de Toluca, Rodrigo Salinas, manifestó ante los medios que él mismo padeció este esquema de contratación cuando jugaba con los rojinegros.

“Por lo mismo me separaron del plantel (del Atlas), porque cuando yo llegué tenía un contrato y al final me sacaron otro. Dijeron que si no accedía a lo que ellos querían no iba a entrar en planes del club. Me pedían que me bajarán el sueldo sin razón alguna, me apretaron hasta que tuve que ceder”, relató el futbolista.

Gustavo Guzmán, presidente del Atlas. Foto: Especial

A la discusión le entró también el entrenador del América, Miguel Herrera, quien llamó a crear una asociación de directores técnicos del futbol mexicano con el objetivo de agruparse para defender sus derechos laborales.

Dijo el americanista: “me parece que también tendría que haber una asociación de técnicos. Los técnicos deberíamos tener un poco más de fuerza, de agarrar y decir ‘no te firmo y me voy con otro equipo’, pero eso ya es de cada quien”.

Ante la polémica suscitada, Enrique Bonilla salió a tratar de limpiar la imagen de la Liga MX que preside y desmintió las palabras del ex entrenador de los escualos, pues según él, tiene en su posesión un acuerdo vigente hasta la finalización del torneo Clausura 2019.

Para purificarse, el directivo mexicano se dijo imposibilitado de actuar contra los contratos dobles de técnicos y jugadores.

“El entrenador tiene un contrato registrado y con eso se le permite estar en la banca (…) Lo que dice Vázquez de que hay otro es un acuerdo que no presentaron ante la Federación y que el técnico tendrá que presentar en tribunales ordinarios. Nosotros no tenemos jurisdicción de lo que no tenemos registrado” dijo Bonilla lavándose las manos del tema.

Enrique Bonilla, presidente de la Liga Mx. Foto: Adrián Macías/Mexsport

Por lo pronto, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público a través del SAT aseguró que investigará la posible evasión fiscal de los clubes de futbol mexicanos y en caso de encontrar éste o algún otro delito, “procederá conforme a sus facultades y obligaciones legales”.

“Respecto de los dobles contratos que se presentan ante la Federación Mexicana de Futbol, es para el SAT una fuente de información que da origen a la revisión específica del tema para identificar posibles irregularidades” señaló el organismo a través de un comunicado.

El SAT dijo desconocer los “dobles contratos” mencionados en la prensa, aunque dejó en claro que tiene facultades para verificar la condiciones contractuales y económicas pactadas entre el club y el futbolista, además de contar con acceso a información de diversas fuentes como las financieras, de seguridad social, recibos de nómina, entre otros, con el fin de determinar cuando haya una posible evasión fiscal.

El SAT indicó: “simular actos que tengan por objeto ocultar al SAT por parte de los futbolistas el total de los ingresos percibidos es un delito, así como lo es no enterar las retenciones de Impuesto Sobre la Renta realizadas a los futbolistas por parte de los Clubes”.

Durante años, los clubes y la Federación Mexicana de Futbol rechazaron que existiera ese esquema de trabajo en la liga, pero ahora, con las declaraciones de los directivos del Veracruz, fue imposible ocultarlo.

Edificio del SAT. Foto: Especial

¿Cómo funcionan los dobles contratos en el futbol mexicano?

A la hora de fichar a un entrenador o futbolista, los directivos mexicanos elaboran dos contratos con fines distintos: uno se registra ante la Femexfut con un menor salario al trabajador, lo cual es pagado por el club, mientras que en otro se pacta una “cesión de derechos de imagen” a una empresa ajena al negocio del futbol (en un esquema parecido al outsourcing), la cual desembolsa el mayor porcentaje del sueldo.