Parece ser que el nuevo gobierno tiene algo que hace que la gente esté optimista. Muchos analistas dicen que las cosas “pueden” ir mal, que “puede haber” inestabilidad y que “puede ser” que el crecimiento no sea muy alto, pero la gente, a pesar de todos esos dichos, está ilusionada.

No solamente es la buena percepción acerca del éxito en varias acciones que está haciendo el Gobierno federal y de la satisfacción con el rumbo que está tomando el país (un 65% está satisfecho), sino también porque los mexicanos están optimistas como consumidores.

El Índice de Confianza del Consumidor (ICC) rompió un récord histórico, y se colcó en marzo en 119.88 puntos. Subió en 30 días 5.94 puntos. Nunca, desde los primeros registros del ICC en 2001, se había visto tanta confianza de la población en cuanto a sus posibilidades de consumo.

¿Qué mide el ICC? Según el INEGI, quien se encarga de realizarlo, es un valor numérico que “resulta de promediar índices que hacen referencia a la situación económica actual y esperada del hogar del entrevistado”.

Quienes contestaron las encuestas del INEGI indicaron que su situación es muchísimo mejor que hace 12 meses, y que piensan que podrán consumir más e incluso tener ahorros.