Tanto el secretario de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio González Anaya, como el magnate Claudio X. González, negaron que el país se encuentre en bancarrota, como afirmó el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador durante el arranque de su gira de agradecimiento.

“México tiene finanzas públicas sanas, tiene una estabilidad anclada en sus finanzas públicas sanas, una inflación que va convergiendo al rango del Banco de México, un sector financiero bien capitalizado y líquido”, y por ello no está en bancarrota, aseguró González Anaya.

Según González Anaya, todo esto se ha logrado debido a los esfuerzos de estabilidad y de anclaje de las finanzas públicas y de la política monetaria.

Asimismo, justificó el crecimiento del país en comparación con otros, pues, por ejemplo, entre 2014 y 2018 México creció 2.7, es decir, más que Chile, Argentina, Brasil, Estados Unidos o Colombia.

“Para mantener la estabilidad macro hay que trabajar todos los días, todos los días hay que estar asegurándose que las finanzas estén en orden, que se tenga una situación de deuda como la que tenemos, en un nivel relativamente bajo, comparado con otros países”, agregó.

Por su parte, Claudio X. González, declaró durante su participación en el “Foro Forbes. Camino a la transición” que él no consideraba que nuestro país estuviera en bancarrota y calificó que lo fundamental del comentario del presidente electo es que “están preparando terreno, quizá esté siendo muy optimista con esto. Ya se empieza a matizar que no se podrá cumplir con todo, porque no hay suficientes recursos para que se cumpla con todo y que no se gastará más de lo que se tenga”.

El magnate Claudio X. González Laporte. Foto: Cuartoscuro

“Lo que se está tratando de señalar es que hay una situación muy difícil, sin duda, en la seguridad, la impunidad, la situación energética, pero no comparto el uso de ese adjetivo (bancarrota)”, indicó.

Mientras tanto, el líder del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), Pablo Castañón, dijo que habría que precisarse a qué se refería López Obrador al utilizar el término “bancarrota”. Además dijo que existen diversos retos en el país, como la inversión en más talento, en salud, en seguridad, además de hacer más eficiente el gasto y generar más empleo.

Castañón también adelantó que el sector privado ya trabaja con representantes de la próxima administración, con el objetivo de generar las condiciones para que las empresas continúen con su crecimiento.

“Se espera un crecimiento del 4 por ciento si generamos la política pública de inversión y el ánimo de unidad y confianza para que el país siga marchando a una mejor velocidad”, explicó.

Es importante recordar que durante el arranque de su gira de agradecimiento, en Tepic, Nayarit, Andrés Manuel López Obrador declaró que:

“Posiblemente, por las circunstancias, porque el país está atravesando por una situación económica y social muy difícil, posiblemente por la situación de bancarrota en que se encuentra el país, no podamos cumplir todo lo que se está demandando, pero sí vamos a cumplir, que quede claro, todo, todo lo que ofrecimos en campaña”.

Después de la polémica desatada por sus declaraciones, el Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, sostuvo su afirmación de que el país vive una situación de bancarrota por las décadas de nulo crecimiento económico, la violencia y los millones de pobres que se generaron durante el periodo neoliberal.

Poco antes de abordar su vuelo hacia Guadalajara, AMLO señaló que a los conservadores no les gustó  la palabra “bancarrota”. Ofreció disculpas si la palabra le ofendió a sus críticos pero no desistió en su análisis, pues esa es la realidad que enfrenta el país.

“Puede ser que en apariencia se diluya la confrontación política, pero existe, yo he buscado la reconciliación nacional y lo voy a seguir haciendo porque le conviene al país, pero hay quienes no quieren que se afiance nuestro proyecto de transformación, de cambio por eso es conservadurismo, por eso reacción”.

Andrés Manuel López Obrador. Foto: Especial

AMLO puntualizó:

“Hicieron algún planteamiento de que no les gustó la palabra, el término, el concepto bancarrota, yo tengo mis datos, claro, ¿quién no ve la realidad? llevamos 30 años sin crecimiento económico, la deuda pública, nada más de Fox a la fecha creció de 1.7 billones a 10 billones; creció la pobreza, la violencia (…) todo el sufrimiento de las víctimas; ¿entonces, ha estado muy bien el neoliberalismo, hay que aplaudirle? ¿Por qué no aceptan de que fue un fracaso la política neoliberal y que sólo beneficio a una pequeña minoría y empobreció a la mayoría del pueblo?”.

Sin referirse a ningún personaje en particular, AMLO envió un mensaje a quienes están molestos por su diagnóstico: “No les estoy pidiendo que pidan perdón sino que sean autocríticos, que acepten… Si están enojados, ofrezco disculpas y amor y paz”.