Entre 2008 y 2018, se desviaron aproximadamente 77 mil 606 millones 110 mil 168 pesos asignados al Seguro Popular, según detectó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

Las cifras revelan que en esa década se llegaron a registrar hasta 15 mil 500 millones de pesos que no fueron utilizados para los fines para los que fueron destinados o de los que fue imposible comprobar su uso.

También reflejan más de 100 maneras en las que el presupuesto público no se destinó al fortalecimiento del sistema de salud ni a atender a un mayor número de población.

Así, las entidades con mayor número de irregularidades en ese periodo fueron:

  1. Veracruz: 14 mil 052 millones 583 mil 397 pesos
  2. Jalisco: 10 mil 141 millones 748 mil 067 pesos
  3. Estado de México: 8 mil 170 millones 887 mil 483 pesos
  4. Chiapas: 5 mil 892 millones 138 mil 048 pesos
  5. Guerrero: 4 mil 795 millones 405 mil 558 pesos

En ese tiempo, Veracruz fue gobernado por Fidel Herrera Beltrán y Javier Duarte, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI), así como por Miguel Ángel Yunes Linares, del Partido Acción Nacional (PAN).

Jalisco estuvo gobernado por el panista Emilio González Márquez y Aristóteles Sandoval Díaz, del PRI.

Al frente del Estado de México estuvieron Enrique Peña Nieto, Eruviel Ávila y Alfredo del Mazo Maza, todos priístas.

En Chiapas gobernó Juan Sabines Guerrero (PRD) y Manuel Velasco Coello, del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

Guerrero tuvo al frente a Zeferino Torreblanca Galindo y Ángel Aguirre Guerrero, ambos perredistas, y al priísta Héctor Astudillo Flores.

El Seguro Popular de Calderón y Peña

Entre esa década (2008-2018), el país estuvo gobernado por Felipe Calderón y Enrique Peña Nieto. Ambos gobiernos permitieron un manejo desordenado en el presupuesto del Seguro Popular.

El Seguro Popular, desfalcado en gobierno de EPN. Foto: Presidencia/Cuartoscuro

Gracias a lo anterior hubo irregularidades como la falta de presentación ante la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) de los documentos que comprobaran su gasto y aún así pudieran seguir operando sin ninguna alerta pese a que violaban hasta cinco leyes en materia.

Además, la ASF indicó otras irregularidades, como que se dejaron de entregar informes, no había modo de comprobar recursos, se reservaron informes trimestrales de avances financieros y no había información sobre el personal contratado.

También fueron detectadas anomalías como:

  • Mal manejo en el dinero de las adquisiciones
  • Las oficinas no contaron con mecanismos adecuados de control interno
  • No se presentó el resultado de las evaluaciones ni si fueron o no realizadas
  • La información reportada a la SHCP no coincidió con los registros contables
  • Se contrató personal con dinero del Seguro Popular que no trabajó para el programa
  • Se hicieron pagos improcedentes o en exceso
  • No se transfirieron los rendimientos generados por las cuentas de transferencia
  • Hubo dinero que no se ejerció

También se encontraron fallas en el manejo y compra de medicamentos, no hubo control adecuado de la entrada y salida de las medicinas, no hubo baja o destrucción de medicamentos caducos y faltaron comprobantes de cumplimiento de proveedores.

Por este motivo, los 77 mil 606 millones fueron etiquetados por la ASF como montos por aclarar y pendientes de recuperar.

Se sabe que su origen fue de los recursos federales transferidos mediante el Acuerdo de Coordinación celebrado entre la Secretaría de Salud y la Entidad Federativa.

Fin a las irregularidades

Para terminar con las anomalías, Andrés Manuel López Obrador propuso desde su campaña la desaparición del Seguro Popular.

“Yo, que recorro todo el país, conozco lo que sucede abajo. Estoy absolutamente seguro que no funcionaba el sistema de salud, que el llamado Seguro Popular ni era seguro, ni era popular, pero lo constaté desde hace años”, dijo esta semana en conferencia de prensa.

Agregó que el dinero del Seguro que se entregaba a los estados no se usaba como debía y que se utiliza en más trabajadores administrativos que en personal médico.

Por ello, mediante la creación del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), su Gobierno busca combatir la falta de medicinas, contratar más médicos y mejorar la infraestructura hospitalaria.

“Es un plan completamente nuevo, porque nos dejaron tirado el sistema de salud. Se dedicaron a robar en el sector salud, como lo hicieron con todo el Gobierno. Se robaban hasta el dinero de las medicinas”, indicó el mandatario.

Críticas al Insabi

Pese al mal manejo de las administraciones pasadas, los ex presidentes Vicente Fox y Felipe Calderón han criticado el cambio que se ha dado al sector salud desde la administración de AMLO.

Calderón comentó a través de su cuenta de Twitter que el Seguro Popular cubrió, desde 2008, todos los medicamentos y tratamientos para niños y jóvenes hasta los 18 años para todo tipo de cáncer y que “antes, 7 de cada 10 niños con leucemia morían. Después de ello, 7 de cada 10 sobrevivían (…) Sí era seguro, y sí era popular”.

Vicente Fox calificó como “una terquedad” de AMLO desaparecer al Seguro Popular, “dejando fuera a más de 50 millones de afiliados”, dijo.