Luego de que el ex titular de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) en el sexenio de Felipe Calderón, Genaro García Luna, fuera detenido, los casos que denotan sus vínculos con el crimen organizado y la corrupción han resonado con más fuerza.

Uno de estos casos es el de la periodista Anabel Hernández, quien en 2013 reveló en entrevista a Revolución 3.0 que durante los cinco años de investigación a la hoy extinta SSP, logró documentar hechos que comprueban cómo los altos mandos y los comandantes de la policía estuvieron relacionados con bandas de secuestradores y con cárteles del narcotráfico.

Por ese motivo, fue víctima de acosos y presiones, además de que su imagen pública sufrió descalificaciones verbales hechas por el propio García Luna.

También reveló que, en 2010, luego de publicar su libro “Los Señores del Narco” -en donde daba a conocer los nexos de las autoridades con el crimen organizado-, una de sus fuentes le confesó que elementos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI) estaban siendo reclutados por García Luna para fingir un atentado o accidente y, así, quitarle la vida.

“Levanté una denuncia contra quien resultara responsable, tuve que hacer pública la situación. Las amenazas no disminuyeron, aumentaron”, declaró la periodista y añadió que su familia sufrió un ataque, por el cual se abrió una averiguación previa en la PGR.

Añadió que en aquél tiempo fue contactada por Édgar Valdez “La Barbie”, quien le entregó una carta firmada por él donde afirmaba que Felipe Calderón se había reunido con narcotraficantes y además que él mismo le había entregado sobornos a Genaro García Luna y los principales mandos, como Luis Cárdenas Palomino o Armando Espinoza de Benito.

Este tema fue abordado por la periodista más adelante, en 2012, en su libro “México en Llamas”, donde explicaba con mayor detalle en qué consistía la ayuda a favor del Cártel de Sinaloa y de los Beltrán Leyva.