La Asociación de Bancos de México (ABM) aplaudió la lucha contra la corrupción que echó a andar el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador, así como su objetivo de incrementar el Producto Interno Bruto (PIB) del país al 4 por ciento anual.

Al respecto, Marcos Martínez Gavica, el presidente de la ABM, dijo que se tiene la necesidad de mejorar las condiciones de seguridad y fortalecer el Estado de derecho, combatir la corrupción y la informalidad.

Marcos Martínez Gavica

Añadió que es una lástima que México lidere los índices de desigualdad económica y de corrupción entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), pues afecta su crecimiento.

“La banca y la nueva administración compartimos puntos de vista sobre la necesidad de avanzar en temas delicados para nuestro país y contribuir al desarrollo de México”, dijo.

Por su parte, el vicepresidente de la ABM, Emilio Romano, aseguró que la corrupción afecta al desarrollo del país y dijo que era “muy loable” el combate frontal del presidente contra este fenómenos, que es “una de las prioridades más grandes”.

Emilio Romano

También dijo estar de acuerdo con que la nueva administración mantenga “la estabilidad de las finanzas públicas” y apoyó al objetivo del Presidente de hacer crecer la economía mexicana a tasas del 4 por ciento en promedio anual durante su Gobierno.

Estas tasas serían superiores al crecimiento anual del 2 por ciento que se ha registrado en nuestro país en los últimos años. Indicó Romano:

Lo más importante para crecer a las tasas fijadas es mantener la estabilidad de las finanzas públicas, mantener el clima de confianza y de certidumbre en las decisiones que puedan alterar las condiciones de negocio y tener capacidad para que se detone la inversión pública.

Los banqueros no quisieron tomar posición sobre la disputa entre AMLO y las agencias calificadoras, que en los meses recientes han disminuido las perspectivas de crecimiento del país y han devaluado la calificación de la empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex).

Mientras tanto, el director general de BBVA Bancomer, Eduardo Osuna, explicó que para que México crezca al 4 por ciento es necesario que exista mayor inversión pública y la banca mexicana está dispuesta a financiarla.

“La banca está lista para apoyar al Gobierno y financiar todos los proyectos de este Gobierno como se ha venido haciendo durante muchos años”, dijo, luego de que se le preguntara sobre si los bancos apoyarían la construcción de la refinería de Dos Bocas, en Tabasco.

Añadió que a él le da “mucho gusto” la buena relación que se ha establecido entre la banca y el nuevo Gobierno en “tan poco tiempo”.

Cambio de postura

Durante dos años, la Convención Nacional Bancaria, misma que se lleva a cabo este jueves y viernes en el puerto de Acapulco, había anunciado los “riesgos” que representaba que López Obrador llegara al poder.

Sin embargo, ahora que el tabasqueño ya asumió el cargo de Presidente, el sector empresarial le ha prometido su apoyo y planes para mejorar la economía, según indicaron los periodistas Dave Graham y Stefanie Eschenbacher, para Reuters.

Así, durante sus primeras apariciones en la Convención, los representantes de los bancos reiteraron su aprobación a las políticas y medidas establecidas por AMLO, específicamente en las que se relacionan con la inclusión financiera, el crecimiento económico y el combate a la desigualdad.

El principal interés entre los banqueros pareciera ser que el tabasqueño cumpla con las promesas de combatir a la corrupción y la violencia del crimen organizado, así como que el crecimiento de la economía mexicana se dé con base en el Estado de Derecho.

Que crezca la clase media

De acuerdo con Reuters, un motor de crecimiento podría ser que se acrecente “el colchón entre quienes menos tienen y quienes más”, lo que podría “ayudar a frenar los peores instintos del Presidente”.

La ABM, por su parte, dijo que tiene como objetivo hacer que 30 millones más de personas sean usuarias de los servicios bancarios, lo que podría contribuir a la demanda interna, propiciando préstamos a pequeñas empresas, así como hipotecas.

Sobre el tema, el Subsecretario de Hacienda, Arturo Herrera, dijo a Reuters que el Gobierno de México buscará impulsar la inclusión financiera, tema que tocará López Obrador frente a los banqueros este viernes.

Un primer susto para los mercados

Previo a su toma de protesta, López Obrador anunció su decisión de cancelar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), con lo que se ahuyentaron varios miles de millones de activos financieros.

Lo mismo ocurrió cuando el partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) anunció que se reducirían las comisiones bancarias.

Así, bancos como Santander, Banorte, Inbursa, Bajío o Banregio, fueron los más afectados en cuanto a pérdidas. Por este motivo, el sector manifestó su rechazo, indicando que no eran “agiotistas ni usureros”, pese a que nuestro país es uno de los que tienen las comisiones más altas.

Asimismo, la creación de programas asistencialistas sustentados en una disminución al presupuesto de las dependencias gubernamentales, con el propósito de sostener la calificación crediticia del país y así evitar una mayor huida de capitales, espantó a los mercados.

Sobre el tema, el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, dijo que “la buena voluntad empresarial” significaría un área de oportunidad para el Gobierno de México, con lo que podría mitigarse el “daño causado por malas decisiones como la cancelación del aeropuerto”, en donde las empresas buscaban invertir, pero que al no poder hacerlo desembocó en una confianza de los inversores que apenas se acerca al 50 por ciento.

Gustavo de Hoyos, directivo de la Coparmex.

Un voto de confianza

En 2018, López Obrador llegó frente a la Convención y solicitó al sector que le dieran un voto de confianza.

Este año, el Presidente anunció que regresará a Acapulco para ser testigo de la toma de posesión del vicepresidente del Consejo Directivo de Banco Azteca, Luis Niño de Rivera, como líder de la ABM.

“Es una convención muy importante porque es la primera de este Gobierno. Estamos en un momento interesante del país y la banca tiene que manifestarse en este momento con planes que vayan acorde a lo que queremos que suceda en los próximos días”, explicó Luis Niño de Rivera.

La banca, encabezada por Banco Azteca, será crucial para los programas del nuevo Gobierno, ya que será mediante éste que se distribuyan los recursos de sus programas sociales estrella, es decir más de 170 mil millones de pesos, sin licitación y sin contrato de por medio.