Con la llegada de Morena a la próxima legislatura, se eliminarán mil 900 plazas de asesores y trabajadores de confianza del Senado de la República, como parte de las medidas de austeridad tomadas por recomendación del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

La actual legislatura, con mayoría priista, infló el costo de los servicios personales, pues de costar mil 828 millones de pesos en 2013, pasó a costar 3 mil millones de 2018.

Solamente en asesores, el Senado se gastó 6 mil 496 millones de pesos en seis años.

La liquidación de los centenares de asesores y trabajadores de confianza, costará 300 millones de pesos.

De acuerdo con el Plan de Austeridad que circula entre los diputados electos de Morena, el objetivo es eliminar las plazas contratadas de manera discrecional para la atención de los senadores, las asesorías personales y de comisiones, al igual que las plazas de mandos medios y del servicio técnico de carrera.

Con información de Reforma