A Joaquín López Dóriga no le gusta que le digan sus verdades ni que evidencien que a diario difunde noticias falsas. No le gusta que la gente diga que es un maestro de las fake news, aunque lo sea.

Eso sí, quien se asume como “el teacher”, pocas veces pierde la compostura y suele ser muy políticamente correcto.

Pero ayer, perdió completamente los “buenos modales” y furibundo se lanzó contra John Ackerman.

Todo inició con un tuit del académico de la UNAM, quien (a partir de la agresión de Javier Alatorre y TV Azteca al subsecretario de salud, Hugo López-Gatell) difundió una imagen con los logotipos de las empresas de Ricardo Salinas Pliego, y el siguiente mensaje:

“Participemos todos en el llamado a #BoicotTVAzteca, incluyendo sus empresas Elektra, Total Play, Banco Azteca, ADN y similares. Si no escuchan la voz del pueblo volverán a golpear y chantajear cuando menos lo esperemos”.

Joaquín López Dóriga, quien fuera durante años la cara golpeadora Televisa, se quiso hacer el chistosito y sin quien nadie lo llamara, compartió él tuit de Ackerman con la frase: “¿Ese boicot es oficial? ¿Ya lo aprobó Andrés Manuel López Obrador?

John decidió no quedarse callado, y con un tono burlón, le dijo a López Dóriga: “El boicot lo podríamos extender también a Joaquín López Dóriga, maestro sin parangón de fake news y mentiras, pero creo que nadie lo ve de todas formas así que retiro la propuesta”.

Seguramente el tono irónico y la impresionante audiencia  que los programas que John Ackerman tiene en TV UNAM y en Canal Once hicieron que el “teacher” perdiera todas las forma y la compostura. Su respuesta, llena de resentimiento, no sólo lo exhibió como un hombre rencorosos, sino como un personaje desesperado.

“Sí, ándale, tú el rey del raiting “sin parangón”. Qué risa, qué pena das. Todo al servicio del gobierno. Tú el vocero más servil, bueno, de los más serviles pero el más ruin, bueno, de los más ruines. Tus llamados a los boicots valen madre, como tú. El tiempo te alcanzará. Saludos”.

Ackerman, viendo el enojo de López Dóriga, lo acabó con una simple frase: “Pobre Joaquín López Dóriga, ya sin poder o dinero se evidencia como siempre ha sido: un vil payaso”.

A partir de esta conversación, en redes sociales se echó a andar con bots una campaña de desprestigio en contra de John Ackerman, pero muchísima gente defendió al académico de la UNAM, y lo felicitó por dejar en evidencia a uno de los maestros de las mentiras.

Un ejemplo de estos mensajes de apoyo fue el de Epigmenio Ibarra: