Ayer, en la Marina, se realizó una ceremonia para despedir laboralmente a Frida, la perrita que fue entrenada para realizar labores de rescate y que se ganó, en septiembre de 2017, el corazón de los mexicanos al ser ella muy efectiva en el salvamento de vidas después de los terremotos.

Frida, de 10 años de servicio, se jubiló ayer, y ya no estará en labores de rescate. Pero permanecerá activa en la Marina. En la ceremonia para reconocerla, se le regaló un “juguete de retiro”.

 

Durante sus 10 años de servicio Frida participó en labores de rescate de los sismos de Haití de 2010, en las explosiones de las Torres de Petróleos Mexicanos (Pemex) en 2013 y en los terremotos de Ecuador de 2016.

Aquí la ceremonia en la que Frida se jubiló.