Legisladores del PAN recibieron dinero a cambio de votar la reforma energética.

Así se evidencia en el primer testimonio de Emilio Lozoya, que redactó aún estando en España.

Según éste -que dio a conocer el diario Reforma-, Lozoya operó la estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto para sobornar con 52 millones 380 mil pesos a legisladores del PAN, todo para que aprobaran las reformas del Pacto por México, en especial la energética.

Quien guiaba toda la estrategia, por órdenes del mismísimo Peña Nieto, era Luis Videgaray. Y fue éste quien le pidió a Lozoya que le mandar directamente a Ricardo Anaya seis millones 800 mil pesos.

En ese entonces Anaya era el presidente de la Cámara de Diputados (2013-2014).

El testimonio de Lozoya afirma que el dinero fue entregado el 8 de agosto de 2014, vía un enlace, a Ricardo Anaya.

Entre el 11 de diciembre de 2013 y el 21 de abril de 2014, Lozoya envió más de 52 millones a legisladores del PAN para que aprobaran las reformas de Peña Nieto. Entre los beneficiarios de estos sobornos están Ernesto Cordero, ex coordinador de la bancada del PAN, y Salvador Vega, y los hoy Gobernadores de Querétaro, Francisco Domínguez, y de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.