La popularidad de Andrés Manuel López Obrador sigue siendo una de las más altas respecto a anteriores presidentes. A pesar de las críticas y Fake News que le han llovido al tabasqueño por el manejo de la pandemia del Covid-19, su aprobación alcanza el 60 por ciento, según una encuesta publicada por el diario El Financiero. 

El impreso menciona que se trata de la caída más importante en preferencia ciudadana, sin embargo para López Obrador sólo es cosa de “hacer las cuentas”, pues según sus cálculos, son 45 millones de mexicanos los que lo respaldan.

“Son como 45 millones y yo obtuve 30, o sea, muchas gracias a la gente por su confianza, o sea, no estamos mal en cuanto a respaldo de los ciudadanos. Esas son mis cuentas, yo tengo otros datos”, dijo.

De acuerdo con la encuesta, en tan sólo quince días, del 14 al 28 de marzo, el coronavirus rebasó a la inseguridad pública como el principal problema que perciben los mexicanos, con todo y que marzo fue el mes en el que se registró el mayor número de homicidios en el país. El porcentaje de mexicanos que señala al coronavirus como el principal problema del país pasó de 1 a 14 por ciento, entre febrero y mediados de marzo, y a 51 por ciento hacia finales de marzo; en contraste, el porcentaje que señala a la inseguridad pública como el principal problema pasó de 72 a 57 por ciento, entre febrero y marzo 14, y, posteriormente, a 25 por ciento, el marzo 28.

Según El Financiero,  los problemas relativos a la economía y el empleo también registraron un alza, pues preocupan las medidas económicas, y la corrupción se ha dejado completamente de lado, obteniendo solamente 1 por ciento de las menciones.

Según la encuesta, el 43 por ciento de los entrevistados manifestaron una opinión favorable acerca de cómo el presidente y su gobierno están tratando con la economía, frente a un 40 por ciento que da una opinión desfavorable. La opinión está dividida en proporciones similares. En contraste, el 26 por ciento expresa una opinión favorable acerca de la manera como el gobierno está tratando con el coronavirus, y 52 por ciento manifiesta una opinión desfavorable: una razón de 2 a 1 en contra. Las cifras con respecto al manejo de la salud son muy parecidas: 28 por ciento opina bien y 54 por ciento mal, con lo cual se mantiene una tendencia negativa que ya se había observado desde febrero pasado en el rubro de salud.

Según el sondeo, la imagen que tiene el Presidente ante la ciudadanía registró algunas tendencias contrastantes: mientras que su imagen de honestidad subió ligeramente, de 57 a 61 por ciento entre febrero y marzo, la imagen de liderazgo bajó 9 puntos, de 58 a 49 por ciento, y la imagen de capacidad para dar resultados sufrió una marcada caída de 16 puntos, al pasar de 51 a 35 por ciento en ese lapso. Por el contrario, la opinión negativa con respecto a la capacidad para dar resultados subió de 24 a 42 por ciento, revirtiendo lo que había sido hasta ahora una percepción mayoritaria de capacidad gubernamental.

Estos datos sugieren que, bajo la actual crisis sanitaria, Andrés Manuel mantiene un respaldo mayoritario y una imagen positiva en torno a su honestidad, pero la capacidad del gobierno es hoy más cuestionada que en ningún otro momento en lo que va de su administración.