El Presidente Andrés Manuel López Obrador dijo que los sindicatos “se durmieron mucho tiempo” y no pelearon por la estabilidad de los trabajadores, por lo que su gobierno analiza con responsabilidad aumentar el salario mínimo por encima de la inflación, pues el incremento del 16 por ciento que realizó al comienzo de su mandato ha sido insuficiente ante la pérdida del poder adquisitivo. 

“Estamos habiendo un análisis sobre esto. Queremos que mejore el salario porque aún con el aumento del 16 por ciento no ha sido suficiente porque es mucho el rezago; fue mucho lo que se perdió de poder adquisitivo y esto lo comparten los mismos empresarios”, dijo. 

El tabasqueño dijo que los empresarios y sindicatos deberán estar de acuerdo y que consultarán al Banco de México “porque esa es su función y quisiera, con todo respeto, que además de la inflación, se ocupara del crecimiento económico”.

López Obrador aseguró que incluso el Consejo Coordinador Empresarial ya reconoció que los sueldos de México están por debajo de los de China y que incluso, había empresas que querían aumentar los sueldos pero no se los permitían por “haber llegado al extremo de la mentira de que provocaría un problema inflacionario”.

En noviembre del 2018,  la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó su informe sobre los salarios mínimos, y señaló que, en México, de 2000 al 2017, periodo en el que gobernaron al país los panistas Vicente Fox, Felipe Calderón y el priísta Enrique Peña Nieto, hubo una disminución real del salario del 2%.

Esto contraste con otros países de la región, como Panamá, que de 2008 a la fecha han incrementado el salario real en 5.2%, o Uruguay y Costa Rica, que lo hicieron en 3.5% y 3.1% respectivamente. México, de 2008 a 2017, disminuyó su salario real 1.8%.

“No somos un gobierno represor”

Por otro lado, ante los disturbios ocasionados en la Ciudad de México el pasado sábado durante la marcha de mujeres en pro a un aborto legal, López Obrador reiteró que “no habrá mano dura” en contra de las manifestaciones que pudieran presentarse este 02 de octubre.

Marcha feminista en la Ciudad de México. Foto: Reuters.

Están garantizadas las libertades, el derecho de manifestación, no somos un gobierno represor. Nosotros surgimos para que nunca más se reprima al pueblo, que nunca más sucedan hechos tan lamentables como la represión del 2 de octubre del 68 a los estudiantes. Nosotros llegamos aquí para que no se repitan esos hechos, este no es un gobierno autoritario, por lo mismo pedimos que nos ayuden, que la manifestación sea pacífica, que no se afecten comercios, que no haya violencia, que se cuide el patrimonio histórico”, resaltó. 

López Obrador exhortó a que no se le dé tanta importancia a quienes gritan ahora que hace falta la mano dura, porque luego gritarán que su gobierno es autoritario.

“Están en otro papel, que también es legítimo, es la oposición”, agregó.