Los gobernadores de Tamaulipas y de Jalisco han sido de los más críticos al gobierno de Andrés Manuel López Obbrador durante la pandemia. Y se les ha criticado por eso, pues se les acusa de politizar el tema de salud para ambos posicionarse a nivel nacional.

El mandatario panista de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, incluso presentó una controversia constitucional ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación por las “omisiones” que el gobierno federal ga tenido en torno a la estrategia sanitaria por el coronavirus.

En el caso de Jalisco, su gobernador, Enrique Alfaro Ramírez, un día sí y otro también confronta al gobierno federal, y en especial al subsecretario de Saludo federal, Hugo López-Gatell, a quien incluso ha dicho que es un “traidor a la patria”.

Estos dos gobernadores, más pronto que tarde, ya pidieron deuda para “enfrentar la pandemia”.

Tamaulipas, después de una intensa discusión en el Congreso, aprobó un crédito de 4 mil 600 millones de pesos. La intención: respaldad acciones de salud durante la pandemia.

En el caso de Jalisco, según el diario Milenio y El Informador, Enrique Alfaro (de Movimiento Ciudadano) ordenó contratar dos créditos a corto plazo con Banorte y Santander. Ambos suman mil millones de pesos. Estos créditos serán “a corto plazo”, es decir, a nueve meses, y Jalisco podrá comenzar a pagarlo hasta dentro de tres meses.

Alfaro adujo que no se estaba “endeudando” al estado, pues reflexionó: “Lo que logramos fue un mecanismo para tener flujo, lo que no significa que vamos a comprometer finanzas a futuro. No estamos endeudando a Jalisco”.

En febrero de este año, Alfaro ya había pedido un crédito por 600 millones de pesos para cubrir “insuficiencia de liquidez”.

En 2019 Jalisco, ya durante la gestión de Enrique Alfaro (desde diciembre de 2018), se endeudó con más de 19 mil 500 millones de pesos. La banca comercial le había prestado 13 mil 415 millones de pesos; Banobras, 6 mil 19 millones de pesos.

Carátula del crédito que Banorte le otorgó a Jalisco por 5,115,348,231 pesos.

Es decir, cada 24 horas, Alfaro ha endeudado a Jalisco con más de 40 millones de pesos.