El abogado del exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) Emilio Lozoya, Javier Coello Trejo, asegura que su cliente es un perseguido político de Enrique Peña Nieto y Luis Videgaray, aun cuando pesan sobre él, acusaciones de lavado dinero.

“Lo hicieron pomada. Lo juzgaron, lo juzgaron, lo juzgaron. Lo condenaron mediáticamente”, dijo Coello Trejo en entrevista para Reforma.

El abogado sostuvo que si es necesario llamar a comparecer a Peña Nieto y otros funcionarios, así lo harán, pues todo lo que ocurrió en el anterior sexenio, se hizo bajo su mandato.

Javier Coello Trejo y Emilio Lozoya Austin. Foto: Especial

“Si es necesario citaremos al expresidente Peña para que aclare. No lo estoy imputando. Que aclare el Secretario de Hacienda (Videgaray) y quienes sustituyeron a Lozoya (José Antonio González Anaya)”, aseveró.

Emilio Lozoya tenía un amparo que lo protegía de ser arrestado, pero al no cumplir con las condiciones que le impuso un juez, —como el pago de medio millón de pesos— se ordenó su captura inmediata.

El abogado se dijo contrariado porque en el sexenio anterior había una investigación en contra del excandidato a la Presidencia de la República por el PAN, Ricardo Anaya, y a él lo perdonaron, pero contra su cliente hay toda una persecución política.

“¿Por qué perdonaron a Anaya? Sus razones tendrán. (…) Se deduce que es una persecución, ¿ha habido alguien que surja, que levante el dedo y diga, ‘a ver pérenme, eso no es cierto”, añadió.

Ricardo Anaya. Foto: Especial

Aunque en repetidas ocasiones, Coello Trejo ha dicho que Lozoya se encuentra en la Ciudad de México, hasta el momento se desconoce su paradero. El exfuncionario estaría implicado en la compra de una planta chatarra de fertilizantes, —cuando era director de Pemex— al dueño de Altos Hornos de México, Alonso Ancira Elizondo, a quien ya se detuvo en España.