Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo) y César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

23 de mayo de 2015.- Es el pórtico de una casa. Hay almohadas y colchonetas y bolsas y ropas tiradas y cobijas. Todas en desorden, como si hubieran dormido varias personas y algo hubiera pasado de repente. También hay varias sillas patas arriba. Además, hay tres cuerpo tirados, sin vida. Uno boca abajo. Dos boca arriba. Todos con pantalón de mezclilla. No hay armas.

Esta imagen es una de las pocas que se han difundido hasta ahora sobre los extraños acontecimientos que se registraron ayer en el municipio de Tanhuato. Las autoridades del estado de Michoacán afirman que hubo un “enfrentamiento” entre policías federales y miembros (se debe anteponer la palabra “supuestos”) del crimen organizado. El saldo es extraño y llama a sospecha: un policía caído y más de 40 “delincuentes” muertos.

Otra fotografía: en una especie de taller de un rancho, con maquinaria que seguramente sirve para tareas agrícolas, hay cuatro cuerpos sin vida. Dos están boca arriba y los otros dos, todo parece indicar, boca abajo. Cuatro elementos de la Policía Militar, todos con chalecos antibalas y portando armas que miden más de un metro de longitud, observan la escena.

tanhuato 4

Tercera imagen: un hombre boca abajo, sin vida. Lleva camisa roja y unos jeans de mezclilla a media nalga, como si alguien lo hubiera arrastrado del pantalón para colocarlo ahí. Junto a él, un arma de grueso calibre. El hombre tiene un brazo junto a la barriga y el otro arriba de la cabeza. El hombre supuestamente murió en el “ataque” que sufrieron los policías federales por parte del crimen organizado. Lo difícil de entender por qué el arma está en esa posición. Si el hombre iba corriendo, y alguien le disparó por la espalda, el arma hubiera quedado a la altura de su cabeza y en posición horizontal, no vertical y paralela al cadáver. Si alguien le disparó por el frente, hubiera caído boca arriba, y el arma estaría quizá a la altura de sus pies o encima del cuerpo.

Tanhuato

Una imagen más: el cadáver de un joven. De entre 17 y 23 años. Disparo en el pecho. No hay armas de fuego cercanas a su cuerpo. Ni cuchillos ni machetes ni granadas ni rifles ni palos ni nada. ¿Atacó a los policías federales, que llevaban armas del tamaño de un niño de diez años, así, con sólo sus brazos y sus manos y su enjundia?

tanhuato 2
Una fotografía más: tres cadáveres en un pastizal. Todos boca abajo, como si hubieran corrido para evitar la muerte inminente. No se observa ninguna arma en la toma, ni grande ni chica ni gigante.

tanhuato 6

¿Qué sucedió hoy en Tanhuato? ¿Por qué las imágenes que hasta ahora se han difundido indican más una matanza que un “enfrentamiento”? ¿Por qué si, como argumentan fuentes del gobierno de Michoacán, el convoy que atacó a la Policía Federal iba fuertemente armado (como suelen ir los convoyes del crimen organizado), en las imágenes no aparecen armas y la única que sí aparece está en una posición difícil de explicar? ¿Por qué si fue un combate sólo hubo un policía murierto?

¿Por qué debemos pensar que lo que sucedió hoy en Tanhuato fue un “ataque”, o un “enfrentamiento” y no una masacre donde las fuerzas militares se tomaron la licencia (como la suelen tomar) de asesinar a quien les dio la gana?

CForD-vWYAAz35g

En twitter, el “enfrentamiento” en Tanhuato tiene tintes de matanza

El “enfrentamiento” sucedido ayer en Tanhuato se convirtió rápidamente, en Twitter, en un trendtopic.

Al principio se difundió la versión oficial, la cual indicaba que un convoy de presuntos miembros del crimen organizado habían agredido a policías federales y éstos habían respondido. Después se comenzaron a saber los saldos de la refriega: más de 40 “delincuentes” muertos y un solo policía asesinado. Estos datos provocaron sospechas entre los usuarios de redes sociales.

A continuación te presentamos una compilación de lo que los tuiteros escribieron sobre lo sucedido en Tanhuato, en contraposición a los mensajes que difundieron las autoridades mexicanas.