Image Image Image Image Image Image Image Image Image Image

Polemon | 22 mayo, 2018

Scroll to top

Top

Sin comentarios

Ricardo Anaya: el cínico que viaja a Atlanta todos los fines de semana

Ricardo Anaya: el cínico que viaja a Atlanta todos los fines de semana

Por: Jorge Gómez Naredo (@jgnaredo)

3 de noviembre de 2016. Cínico. Con esa palabra, con esas seis letras (incluido el acento), se puede describir de cuerpo entero, y con letal precisión, a Ricardo Anaya, líder del Partido Acción Nacional.

Cuando Andrés Manuel López Obrador presentó su 3de3, Anaya lo criticó. Dijo que no era posible que un líder social viviera con lo que vive AMLO, que era absurdo que no tuviera propiedades, que no viajara al extranjero, que viviera sin lujos, sin residencias en Estados Unidos, sin pago de colegiaturas en escuelas muy de la alta sociedad, que no era posible que AMLO no hubiera en su vida amasara fortuna, que no fuera rico.

Dijo Anaya el 11 de agosto del presente año que la declaración de López Obrador era “una auténtica burla a la ciudadanía, que hoy, como nunca antes, exige políticos honestos y transparentes”.

Dijo, pues, simple palabrería. Pura hipocresía.

Hoy, Anaya es noticia, y no por su compromiso con la transparencia, la honestidad y la rendición de cuentas, sino por su cinismo.

El presidente del PAN tiene a su familia en Estados Unidos. Viven en una casa gigante que cuesta alquilar miles de pesos. A sus hijos los inscribió en escuelas muy “prestigiosas” y muy, muy muy caras. Él, cada fin de semana, se traslada de la ciudad de México a Atlanta para ver a su familia, pasar tiempo con ella, hablar de los problemas de los mexicanos, ser amoroso, buen padre.

¿Y cuánto cuesta mantener ese tipo de vida? Mínimo 5 millones de pesos al año. Por lo menos. Sí, cinco millones de pesos. Él, Anaya, indicó en su 3de3 que ganaba en total, junto con su esposa, tres millones de pesos al año. ¿De dónde sale el otro dinero?  ¿Quién paga la forma de vida que tiene el líder del PAN?

El muy cínico de Anaya, al intentar “contrarrestar” las críticas, intentó justificarse diciendo que “él no viaja en primera clase”, sino en “turista” (él, tan prole). Como si eso fuera suficiente para explicar que lleva una vida que precisa más dinero de lo que él, formalmente, gana.

Este “affaire Anaya” lo único que demuestra, además del cinismo que caracteriza a los panistas -incluidos, claro está, Margarita Zavala y Felipe Calderón-, que la famosa 3de3 es una iniciativa con poco fundamento, que muchos evaden de una u otra forma, y que más que una acción para evidenciar y castigar la corrupción, es un engañabobos.

Es común que, Ricardo Anaya, suba fotos de su vida en Atlanta intentando ocultar el lugar donde fueron tomadas. Aquí un ejemplo: a la imagen, los asesores de imagen de Anaya le borraron el paisaje.

Es común que, Ricardo Anaya, suba fotos a su perfil de Facebook de su vida en Atlanta. Sin embargo, siempre intenta ocultar el lugar donde fueron tomadas. Aquí un ejemplo: a la imagen, los asesores de imagen de Anaya le borraron el paisaje.

Así pues, Anaya viaja todos los fines de semana Atlanta, tiene a sus hijos en las mejores escuelas de esa ciudad, vive en una casa enorme con cocheras enormes y con todos los lujos. Sí, sí, Anaya, sin duda, vive una vida que la mayoría de los mexicanos ni siquiera imaginan.

Pero claro, Anaya, ese cínico y mentiroso, quiere ser presidente porque, argumenta, él es honrado, él es honesto, él nunca dice mentiras, y todo está en sus 3de3…

Enviar un comentario