Por: César Octavio Huerta (@zorrotapatio)

El periodista Ricardo Alemán, quien escribe en Milenio y tiene un programa de televisión en el canal Once TV del Instituto Politécnico Nacional, incitó a la violencia a través de un mensaje en Twitter donde insinuaba que sería bueno asesinar al candidato presidencial Andrés Manuel López Obrador.

Tras lo escrito por Alemán, los usuarios de la red social Twitter crearon el hastag #NoAlPeriodismoSicario, para pedirle a las autoridades tomar cartas en el asunto y a los directores de los medios de comunicación en los que colabora, dejar de darle cabida por hacer apología del delito.

Ante las acciones emprendidas por sus críticos, en lugar de ofrecer disculpas o retractarse de sus dichos, Ricardo Alemán respondió con otro tuit en el que los acusó de formar parte de una “jauría” y pertenecer a una “legión de idiotas”. 

Poco después, Alemán compartió en su cuenta una nota contra AMLO del portal de noticias falsas Pejeleaks y ante la ola de indignación provocada por sus mensajes, se jactó de ser víctima de una campaña en su contra.

La reprobación a su dicho no sólo causó indignación entre los tuiteros, también hubo reacciones por parte del gremio periodístico. Uno de los que reprochó su comportamiento fue Julio Hernández López, quien alertó sobre la peligrosidad de su mensaje, al incitar el odio y promover un atentado político.

Varias horas después de haber publicado su polémico tuit, Ricardo Alemán comenzó a  deslindarse de sus propias palabras, pues según la respuesta que le dio al periodista de La Jornada, sólo trataba de dar “una llamada de atención”.

Luego, publicó un video en el que trató de justificarse, arguyendo que él no tenía la intención de insinuar un atentado en contra de AMLO, “simplemente advertir de ese riesgo”.

“Probablemente no lo dimos, no lo hicimos correctamente, si alguien se siente molesto, si alguien supone que estamos haciendo algo indebido, les ofrezco una disculpa, no fue nuestra intención molestar a nadie y por supuesto, no estamos locos para entrar a esos juegos”.

Tras “disculparse”, Alemán culpó a los militantes de Morena por lo sucedido, pues desde su perspectiva, son ellos quienes quieren distorsionar sus palabras e involucrarlo en situaciones que están muy lejos de lo que él y su equipo hacen, pues su intención nunca fue amenazar a nadie.

Aunque Alemán terminó retractándose de sus palabras, se ha desplegado toda una campaña mediática encabezada algunos opinadores de radio, prensa escrita y televisión, en la que sugieren la posibilidad de que López Obrador no llegue al día de la elección con vida y sea asesinado como Luis Donaldo Colosio, el ex candidato a la Presidencia por parte del PRI en 1994.

Uno de ellos ha sido el periodista Ciro Gómez Leyva, quien la noche del pasado 2 de mayo en el noticiero que conduce en Imagen Noticias, tras mostrar imágenes sobre un mitin de López Obrador en Playa Miramar, Tamaulipas, en la que el candidato de Morena saluda efusivamente a sus seguidores, acusó: “hay un descuido y quizá una gran irresponsabilidad sobre su seguridad personal”. 

Al día siguiente, Ciro Gómez Leyva volvió a insistir en el tema, pero ahora criticando a AMLO y su equipo de campaña por haber llegado sin seguridad y a bordo de una motocicleta, a la reunión con los empresarios de la CIRT.

“(Hay) poca o nula preocupación de su equipo por la seguridad de su candidato. Así llegó, en una motocicleta con su casco, muy poca seguridad. López Obrador, este mediodía llegando a Santa Fe a la reunión con los industriales de la radio y la televisión”.

En enero, el periodista Raymundo Riva Palacio, en su columna en el diario El Financiero, le recriminó a López Obrador ser un “irresponsable”  por no aceptar “los protocolos de protección ni los esquemas de seguridad que el Estado le otorga y debe dar a todos los candidatos presidenciales”.