Michel Franco nos hace un mural de gente rica que, sin hacer caso a las distancias sociales, se muestran alegres, compasivos y bienhechores.