El Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, llamó “estupideces” a las preguntas que formuló una periodista, las cual hacían referencia a quejas de personas inconformes con un nuevo programa estatal de verificación vehicular.

En una rueda de prensa celebrada ayer, la periodista le cuestionó:

Dicen los inconformes que esta convocatoria ya está dirigida, que sería incluso un proveedor de Europa y que usted ya incluso tuvo contacto con gente de esa empresa allá en la Ciudad de México. ¿Qué tan cierto es esto? ¿Y si detrás del tema de verificentro sigue Jorge Kahwagi?

El gobernador de Jalisco se rio de la pregunta; después, en un tono molesto, indicó que eso que preguntaba la reportera eran “estupideces”:

“¿Serio? No, pues perdón, pero vuelvo a lo mismo. Les acabo de decir. Puedo no ser de la simpatía de todos, pero yo no voy a contestar estupideces como ésta”.

Posteriormente refirió que “todos aquéllos que cada cosa que anunciamos quieren hacer un teatro“, que lo pueden hacer, pues “es un estado de libertades”.

Enrique Alfaro, que es gobernador de Jalisco por el Partido Movimiento Ciudadano, ha sido en los últimos dos meses muy criticado.

Primero fueron sus palabras donde cuestionó la estrategia del combate al robo de combustible que emprendió en el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Posteriormente, feministas, activistas y ciudadanas cuestionaron su iniciativa para desaparecer el Instituto Jalisciense de las Mujeres.

Y hace apenas dos días fue criticado porque parte de la justificación teórica de su iniciativa para realizar una nueva constitución en la entidad fue un plagio. A esto, el mandatario respondió que no había sido un plagio, sino autoplagio, pues la tesis de doctorado de la cual se transcribieron (sin citar) párrafos completos, fue escrita por un empleado suyo.

El pasado 6 de febrero, la organización Article 19, emitió un posicionamiento y pidió a Enrique Alfaro mayor tolerancia a la crítica, y lo invitó a:

cumplir con los estándares nacionales e internacionales en materia de libertad de expresión, debiendo fomentar una pluralidad informativa e incluyente, a través de la adopción de un discurso favorable para el ejercicio periodístico, ante lo cual deben abstenerse de emitir expresiones estigmatizantes, así como descalificaciones que ponen en mayor riesgo a las y los periodistas e inhiben el debate social sobre el ejercicio del poder público.