El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, indició que convocará a empresas que tienen contratos “leoninos” con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para que voluntariamente se haga una reestructuración de éstos.

El mandatario indicó que en anteriores administraciones se firmaron contratos donde la CFE resultaba afectada negativamente, y eso ha hecho que la empresa, que antes producía el 100% de la energía eléctrica, ahora produce a lo mucho el 50% y esté en una grave crisis.

Gráfica del porcentaje de producción de energía de la CFE respecto a particulares desde 1992

Dijo el mandatario:

Se han hecho negocios jugosos al amparo del poder público. Se han celebrado contratos leoninos para favorecer a particulares. Contratos de gaseoductos, porque ahora se genera la energía eléctrica con gas, pero esos contratos que se entregaron, además de ser a particulares y de ser privados los ductos, la CFE es la garante de la compra del gas: tiene el compromiso de comprar el gas. Pero no sólo eso, si los ductos no se pueden construir como está sucediendo en siete grandes gaseoductos, se tiene que estar pagando a las empresas, aunque no haya gas.  Hay siete gaseoductos parados que van a significar una erogación de 21 mil millones de dólares a la CFE.

Mencionó que en anteriores administraciones se buscó desmantelar a la CFE, invirtiendo cada vez menos y abriendo el espacio para que empresas privadas compitieran con ventajas sobre la empresa estatal.

El Presidente de México con el director de la CFE, Manuel Bartlett.

Indicó que varios funcionarios públicos que lo fueron en tareas relacionadas con la producción de energía eléctrica, al dejar su cargo, se convirtieron en consejeros o empleados de grandes consorcios del sector energético:

han participado funcionarios, ex funcionarios del sector energético, de la CFE, la práctica totalmente inmoral de que los funcionarios terminan su desempeño en el sector público y se pasan a trabajar a las empresas que reciben contratos.

Mencionó que estos personajes son completamente inmorales.

El mandatario indicó que para que México sea verdaderamente competitivo, precisa que la energía eléctrica no sea cara, pues ahora lo es más que, por ejemplo, Estados Unidos. Afirmó que la intención en su gobierno es fortalecer a la CFE, invirtiendo en una mejor infraestructura y eliminando la corrupción.

Andrés Manuel López Obrador mencionó que buscará revertí los contratos leoninos que tiene la CFE, y que se hará en el marco de lo legal y voluntariamente. Indicó que no habrá ningún tipo de autoritarismo, y que lo hará siempre buscando que no haya aumentos en los precios de la energía eléctrica:

Que se logre en el marco de la ley una reestructuración de acuerdos, y de compromisos. De manera voluntaria. Estamos exhortando a las empresas que tienen acuerdos con la CFE, para que conjuntamente celebremos un convenio, se revisen contratos, y sobre todo, se haga el acuerdo de que no van a aumentar los precios de la energía eléctrica. El Estado mexicano tiene el compromiso de no aumentar los precios de la energía eléctrica a los consumidores. Pero queremos que las empresas particulares ayuden en este propósito. De ninguna manera se va a hacer por la fuerza, queremos que sea una participación voluntaria. Se va a convocar a ese propósito a las empresas, particulares. Es un plan de conciliación, para buscar reparar el daño.

El director de la CFE, Manuel Bartlett, indicó que los contratos de los gaseductos son tan nocivos para la paraestatal que, en caso de continuará así, llevarían a la quiebra a la empresa estatal.