Desde que la dictadura se vino abajo y volvió la democracia, en Argentina han muerto más de 3 mil mujeres por practicarse un aborto en la clandestinidad. Pese a esta situación, el Senado rechazó el proyecto de ley que permitía a las mujeres abortar de manera legal, segura, gratuita y en un hospital.

Durante más de 16 horas en las que se discutió la iniciativa, miles de mujeres ataviadas con pañuelos verdes permanecieron afuera del Congreso bajo una pertinaz lluvia con la esperanza de que la votación esperada diera un vuelco. Sin embargo, eso no sucedió, pues sólo 31 senadores votaron a favor (hubo dos abstenciones). En contrapartida, con el voto en contra de 38 senadores (en su mayoría hombres), la ley que despenalizaba el aborto fue rechazada.

Tras esta decisión, la iniciativa de ley no podrá volver a ser debatida este año en el poder legislativo, por lo que se prevé será uno de los temas trascendentales de la campaña electoral del 2019.

Mujeres tras la votación en el Senado. Fotos Nacho Yuchark, Martina Perosa y Lina Etchesuri para lavaca.org

El proyecto de ley contemplaba la legalización del aborto hasta la semana 14 de gestación, así como la obligación por parte de las instituciones de salud públicas y privadas de atender a las mujeres  que así lo requirieran mediante una prestación básica incluida en el Programa Médico Obligatorio (PMO).

Entre los motivos por los que se impulsó la ley está el hecho de que en Argentina hay entre  47 mil y 52 mil hospitalizaciones al año debido a abortos clandestinos mal realizados que tienen como consecuencia la muerte de decenas de mujeres (43 casos registrados en 2016).

Hace apenas dos meses, las miradas de la prensa internacional pusieron el foco en la batalla protagonizada por miles de mujeres que impulsaron una Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, llevando su reclamo popular hasta la Cámara baja, la cual en una votación histórica, dijo sí a la posibilidad de legalizar la interrupción del embarazo.

Una joven tras la votación en el Senado. Fotos Nacho Yuchark, Martina Perosa y Lina Etchesuri para lavaca.org

Sin embargo, la madrugada de hoy pese al clamor popular de miles de mujeres que salieron a las calles para exigir el derecho a decidir libremente sobre su propio cuerpo, un puñado de senadores provenientes en su mayoría de la coalición que llevó al político de derechas Mauricio Macri a la Presidencia, decidieron que practicarse un aborto pese al riesgo de morir, siga siendo clandestino.

Tras conocerse la votación, en las calles y en las plazas de todo el país hubo rostros tristes, desencajados. Pese a todo, aún retumban en la Cámara alta las palabras del senador Miguel Ángel Pichetto: “Más temprano que tarde, en un día más luminoso, que este día gris triste de lluvia, las mujeres van a tener la respuesta normativa que necesitan”.