Elementos militares impidieron ayer que dos cuadrillas de huachicoleros ordeñaran ductos.

El primer caso se dio en una instalación de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el centro del país, donde varias personas rompieron los candado, entraron e incluso llegaron a, en unos pocos minutos, instalar una válvula para robar combustible, pero los militares detectaron ello y pronto acudieron al lugar.

Los huchicoleros, dijo el alimrante titular de la Secretaría de la Marina, José Rafael Ojeada Durán, “salieron corriendo en las camionetas que llevaban” y no alcanzaron a ordeñar el ducto.

El Secretario de la Marina explicando cómo se impidió la ordeña de un ducto.

Otro caso se dio gracias al apoyo del componente aéreo (conformado por 14 aeronaves que tienen visión de día y de noche), que el día de ayer logró detectar una cuadrilla de huachicoleros (tres vehículos y seis personas) que iba a ordeñar el ducto Tula-Toluca.

El general Homero Mendoza informó que se tomó una fotografía aérea a una distancia de más o menos 4 kilómetros (12 mil pies), y se dio un “alertamiento”. Salió entonces “una fuerza de reacción que tenemos en Santa Lucía en un helicóptero UH60 y 10 elementos de tropa de inmediato al punto”.

El helicóptero llegó primero, pero debido a condiciones climatológicas, no pudo descender. Sin embargo, poco después arribaron los militares por tierra y al llegar, los huachicoleros, huyeron. No lograron realizar la ordeña de combustible.

El militar también indicó que se había alertado a ” una base de operación que se encuentra en Atlacomulco“, la cual también se desplazó al lugar de los hechos.

Actualmente hay alrededor de 3 mil 200 militares, marinos y policías vigilando ductos e instalaciones de Pemex, pero se espera que pronto se incremente ese número.