Ayer, Giancarlo Summa, director del Centro de Información de Naciones Unidas (CINU) para México, Cuba y República Dominicana, reconoció la labor que todos los días realiza el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, al informar a la sociedad mexicana sobre la pandemia del Covid-19.

Lo hizo durante la conferencia de prensa vespertina sobre el Covid-19 de este domingo. Giancarlo fue invitado para hablar de la infodemia, un problema que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha considerado también una pandemia.

El funcionario de alto nivel de la ONU ahondó por qué existe desconfianza en las autoridades y medios de comunicación y por qué las redes sociales muchas veces difunden información falsa. Indicó que uno de los factores por lo cual sucede  esto es porque las autoridades y también los medios de comunicación tienen “falta de credibilidad”, y es que, dijo:

Hay olas de desconfianza, descreencia con relación a todas, digamos, instituciones […] es el resultado de muchos años en los cuales, o sea, no se inventó ayer, pero años en los cuales las condiciones de vida de las personas en muchos países, casi en el total de los países se han deteriorado, entonces, hay una descreencia de la población, de la opinión pública con relación, digamos, todas las entidades de poder, tanto de poder estatal como de poderes fácticos o como son los medios de comunicación o como parte de un sistema que no ha dado respuestas a las exigencias de la gente.

Pidió por lo tanto a los periodistas que sean muy responsables, y es que, afirmó: “como comunicadores somos partes de la solución de los problemas y si no lo somos, somos parte del problema”.

Fue entonces que el alto funcionario de la ONU reconoció la labor de López-Gatell al lidiar todos los días con periodistas. Dijo Giancarlo Summa: “en este caso, quiero felicitar realmente el espíritu público del doctor Gatell, que hay que contestar todas las preguntas que le hacen, hasta las más, digamos, incómodas a veces, que es lo que un agente público tiene que hacer”.

Y se fue contra ciertos medios de comunicación que, a pesar de tener a López-Gatell para responder todas sus preguntas, se dedican a difundir noticias falsas:

Pero, entonces, es un buen espíritu público, el espíritu público nuestro como comunicadores es también hacer las buenas preguntas, pero hacer nuestro deber de, digamos, investigar también, o sea, no es sólo decir que alguien lo dijo, es verdad eso. Si alguien dijo que es el ajo, ¿será que eso es verdad?, antes que publicar que el ajo resuelve es nuestro debe verificar, no es sólo decir: ‘Ah, Fulano dice que el ajo resuelve’, o que el doctor Gatell no hizo… O sea, no es sólo porque alguien lo dice, que eso merece publicación, hay que verificar, es nuestro trabajo.

Y concluyó: “Nadie quiere censura, nadie quiere nada de eso, pero antes de difundir una noticia, antes de difundir un rumor, verificar, verificar, verificar”.

Hugo López-Gatell ha sido una pieza fundamental de la administración de Andrés Manuel López Obrador para informar a la población sobre la situación del Covid-19 en el país. En pocos días, logró amplia credibilidad, y ante ello, medios de comunicación, comunicadores y actores políticos emprendieron una campaña de odio y mentiras.  A tanto ha llegado ello que cínicamente han pretendido culparlo de la pandemia.

Por eso, que la ONU reconozca su labor de información y evidencie que los medios no han cumplido con su labor, es un hecho importante y significativo.

Hace unas semanas, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoció a López-Gatell, invitándolo como nuevo integrante del Comité de expertos del Reglamento Sanitario Internacional.