Hoy se inauguró la nueva casa de los Diablos Rojos de México, el estadio Alfredo Harp Helú. Desde hacía varios días la presencia del Presidente Andrés Manuel López Obrador estaba confirmada. Quizás por ello fue que asistieron tantos “anti-AMLO”.

Cuando llegó el mandatario, hubo algunas zonas de la tribuna donde varias personas comenzaron a abuchearlo, e incluso algunos gritaron “fuera, fuera, fuera”.

Esto fue notorio para el Presidente, quien en su breve discurso de inauguración, respondió a quienes desde la tribuna lo abucheaban:

No voy a hablar mucho, porque hay algunos de la porra del equipo fifí. Pero la mayoría de la gente está a favor del cambio y a favor del rey de los deportes, el Béisbol.

Andrés Manuel López Obrador afirmó que iba, desde su gobierno, a impulsar todos los deportes. En las tribunas del nuevo estadio había gente que lo abucheaba y también muchas personas que le aplaudía.

AMLO en el nuevo estadio de los Diablos Rojos de México. Foto: Especial

Como los primeros no paraban en su “buuuuu”, el mandatario decidió ser aún más directo en sus palabras:

Y ahora sí, vamos a pichar, les voy a seguir tirando pura pejemoña. Los voy a seguir controlando, con lisas, con rectas, de 95 millas, y con curvas. Vamos a seguir pinchando a los de la mafia del poder.

El Presidente realizó el lanzamiento a Alfredo Harp Helú, y así quedó inaugurada la nueva casa de los Diablos Rojos del México.