Felipe Calderón viaja a Alemania. Lo hace en business class (que sale carísimo). Es un avión de la línea germana Lufthansa.

Un ciudadano mexicano que lleva viviendo más de 25 años en el país bávaro, viaja en clase turista, pero sabe que en ese mismo avión va Calderón. No se aguanta las ganas de ir a decirle que por su culpa, por él, por el fraude que cometió, por su gestión, por la corrupción que ejerció, el país se volvió una tragedia.

Todo lo graba, porque quiere que lo sepan los mexicanos.

Lo vamos ir ahorita mismo a confrontar, a ver qué nos dice”, menciona el ciudadano junto a una mujer que lo acompaña.

“Señor Calderón ¿cómo está usted? soy Emilio Ruggerio, somos mexicanos y vivimos desde hace 25 o 30 años en Alemania”.

Felipe Calderón, antes de saludar, ya con voz de enojo  visiblemente incómodo, le pregunta a “Emilio”: “¿Estás grabando?” Este le contesta que sí, y le explica: “para saludar a todos”.

Es entonces que el ciudadano, siempre guardando la compostura, le comienza a mencionar a Calderón: “Nada más le queríamos decir, en nombre de todos los mexicanos, que gracias por haber dejado a México hecho una porquería y habernos vendido y habernos robado, y habernos hecho…”.

Y Emilio le suelta a Calderón una frase que hace que éste ponga un rostro de gran enojo: “y me dará mucho gusto que le hagan un juicio político”.

Calderón comienza a manotear, tratando de que la mano del ciudadano no se le acerque.

El ex mandatario, que no se esperaba el reclamo, sólo dice: “te equivocas, yo dejé a México creciendo al 4.5 %, con la mitad de los asesinatos, y este…”

Un argentino, a que nadie llamó y que disfruta también de las comodidades del asiento buissnes class (que vale más de 100 mil pesos por un viaje a Europa), se mete en la conversación y expone una explicación absurda de por qué México está como ésta.

Mientras el argentino menciona eso, Calderón saca su celular y comienza también a grabar. Y repite lo que dijo hace unos segundos, pero ahora se para y con actitud de quien está acostumbrado a mandar y muy amenazante, comienza a confrontar al ciudadano:

“Yo dejé un México mucho mejor, creciendo al 4.5%, con la mitad de los asesinatos que hay hoy, y además, hablándole a la gente con la verdad”.

Ya, casi gritando, le dice al ciudadano: “Y tú vienes aquí a ofender, a insultar, a agredir”.

El ciudadano, que no lo ha insultado ni agredido a Calderón, le responde: “No vengo a insultar, vengo a decir nada más la verdad”, y le menciona que es un ex cadete, y que es mexicano, y que sólo le iba a mencionar una cosa.

Calderón, ya en tono muy agresivo, le dice que no es mexicano. Alterado y tratando de intimidarlo con las manos, comienza a dar vueltas como un animal salvaje que está a punto de atacar a su presa. Le dice el ex panista al ciudadano “déjame además decirte una cosa”.

Es en ese momento que el ex presidente casi pierde los estribos, por lo cual el ciudadano decide alejarse, y sin dejar de mencionarle: “Me dará muchísimo gusto que lo lleven a juicio, y que le vaya bien en la cárcel, hasta luego”

Y lo deja ahí.

Calderón trata de retenerlo con las manos, pero Emilio menciona mientras se aleja: “gracias por la corrupción, que le vaya bien, gracias. No me toque señor presidente, por favor”.

Calderón se queda enojado, dando vueltas, muy a punto de perder todos los estribos.

Al final, el ciudadano le dice “y viva el presidente Andrés Manuel López Obrador”.

Aquí el video completo: